El primer sábado de abril en los Estados Unidos se celebra el Día Nacional del Amor a Nuestros Niños.  Y que mejor manera de empezar las actividades del Mes Nacional de Prevención del Abuso Infantil, durante este mes se pone especial atención en la epidemia oculta de violencia y negligencia hacia los menores. Es también un recordatorio para que todos apreciemos a los niños y desarrollemos relaciones de respeto y cariño con ellos.

Además de los abrazos y las expresiones de cariño, programar visitas médicas de rutina para sus hijos es una forma esencial de demostrar su amor por ellos. Los niños tienen mayores posibilidades de desarrollarse de manera saludable cuando participan en una comunidad estimulante y productiva. El cuidado de la salud física es parte fundamental del éxito de sus hijos en la vida.

Una importante oportunidad

Las visitas médicas de rutina para los menores comienzan unos días después del nacimiento y terminan a los 21 años. Un pediatra (un médico que se especializa en el cuidado y el desarrollo de los niños) realiza revisiones médicas de pies a cabeza para asegurarse de que su hijo crezca sano y fuerte.

“Las visitas médicas de rutina son importantes porque nos dan la oportunidad de hacer mediciones, detectar enfermedades de manera temprana además de revisar el calendario de vacunas o inmunizaciones de los menores”, comentó el pediatra Lucas S Canton, quien forma parte de la importante red de proveedores de salud de Equality Health. “Los padres de familia puede esperar de estás visitas que sus hijos sean evaluados para saber si se están desarrollando de una manera normal y saludable”, dijo el doctor.

Las evaluaciones incluyen la medición de la altura, el peso y la presión arterial; chequeo de funciones vitales; realizar un examen de la vista y una prueba de audición; observar reflejos físicos y conocer sus hábitos de vida. Si el médico encuentra un área de preocupación, detectará el problema y lo tratará en caso de ser necesario.

Todos ganan

Según la Asociación Americana de Pediatría (AAP), tanto usted como sus hijos se benefician de las visitas médicas de rutina. Las citas con el doctor no solo abordan la salud actual de su hijo, sino que también previenen enfermedades al mantener actualizados los calendarios de vacunación. Usted com padre también se beneficia porque puede obtener información invaluable sobre el desarrollo de su hijo; aprender sobre nutrición y seguridad en el hogar, la escuela y los entornos de juego; además de hablar con el proveedor de salud sobre el comportamiento social y los hábitos de aprendizaje de su hijo.

Estas visitas médicas rutinarias crean relaciones de confianza a largo plazo entre usted, el pediatra y su hijo. Usted se convierte en parte de un equipo que vela por el bienestar de su hijo. Este enfoque orientado al equipo promueve la salud física, mental y social óptima de su hijo.

No hay pregunta tonta

Para aprovechar al máximo las visitas médicas de su hijo, vaya preparado. Haga una lista de todas las preguntas que desea hacerle al pediatra. No deje nada fuera: cuando se trata del bienestar de su hijo, no hay ninguna pregunta tonta. Agregue temas para discutir, como el desarrollo, el comportamiento, la nutrición y la relación de su hijo con otros miembros de la familia.

“Es importante que los padres pregunten sobre todo aquello que les pueda preocupar sobre el desarrollo de sus hijos, eso nos ayuda a enfocarnos en algún área específica de cuidado”, dijo el Dr. Canton.

Traiga la lista con usted a la cita médica, esto le ayudará a iniciar conversaciones importantes sobre la salud de su hijo.

Cambios importantes

Otra parte importante de las visitas médicas de rutina es la evaluación del bienestar mental y emocional de su hijo. Las revisiones médicas pueden detectar un problema de manera temprana y el proporcionarle el tratamiento apropiado para crear un cambio positivo e importante en su vida.

Los síntomas de los trastornos mentales cambian a medida que su hijo crece y surgen como dificultades en la forma en que su hijo juega, aprende, habla y actúa o en cómo maneja sus emociones. Los síntomas suelen aparecer durante los primeros años de su hijo; aunque algunos trastornos se presentan durante la adolescencia.

Los trastornos mentales infantiles se pueden tratar y controlar. Existen muchas opciones de tratamiento que se basan en la mejor y más actualizada evidencia científica, los padres y los médicos deben trabajar en estrecha colaboración con todas las personas que participen en el tratamiento del niño: maestros, entrenadores, terapeutas y otros integrantes de la familia.

Mantenga a sus hijos al día

¿Ha mantenido a sus hijos al día en sus visitas de revisión médica? Recuerde, el cuidado de su salud física es parte del éxito general de sus hijos en la vida.

Si ha pospuesto las visitas de rutina de sus hijos debido a la pandemia, es bueno saber que los proveedores de atención médica de la amplia red de Equality Health toman las medidas adecuadas de higiene y distanciamiento social en sus instalaciones y que además cuentan con el equipo de protección personal adecuado, para que usted acudir con toda confianza a sus citas médicas.

Si su hijo no cuenta con un pediatra o si usted es un miembro de Equality Health y necesita ayuda para llevar a sus hijos a sus citas médicas, llame directamente a Equality Health al 833.227.3100 para ver opciones de ayuda.  Recuerde que en Equality Health estamos aquí para usted y su familia.