Alfonso Durazo Montaño, candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” a la gubernatura de Sonora, resultó ganador en la jornada electoral celebrada este domingo 6 de junio, de acuerdo con los resultados publicados por el PREP del Instituto Electoral de ese estado. 

Durazo ex secretario de estado del presidente Andrés Manuel López Obrador, obtuvo el 51.5 por ciento de la preferencia con un total de 419,662 votos, muy por encima de su más cercano competidor el candidato de la coalición “Va por Sonora”, Ernesto Gándara Camou, que alcanzó el 35 por ciento, luego de que fueran contabilizados el 100 por ciento de las actas.

Durazo declaró que: “Los tiempos de abusos y olvido de parte de los gobiernos ya se acabaron. Hoy, con el voto de todas y todos los sonorenses, logramos el triunfo”.

La razón del triunfo de Durazo es aducible al espíritu pragmático del sonorense que tiende a inclinarse por quien más beneficio le representa y en este caso, la cercanía con el poder central presidencial, augura buenos resultados para una gestión gubernamental amiga. 

Por otra parte, es evidente que en esta elección, por su dimensión y alcances se convirtió en un referéndum para la administración del presidente López Obrador y este, debe reconocerse, goza aún de la confianza de amplios segmentos poblacionales, pues todas las encuestas levantadas en Sonora, reflejaban una preferencia clara por los colores del partido del presidente y era lógico que esta se decantara a favor del elegido presidencial.

Alfonso Durazo por su parte, refrendó su calidad de favorito sin embargo, el porcentaje de votos que obtuvo, resulta inferior al apoyo que tenía su partido antes de la elección, pero además se alza ganador con una de las más bajas participaciones con apenas un total de 814,690 totales demostrando un marcado abstencionismo. 

Resulta grave que en una elección como esta, con el grado de polarización en la sociedad, la participación haya disminuido y es más alarmante que tanto los resultados de la elección de 2015 para la gubernatura, como los de 2018 para la elección presidencial, el resorte que mueva al voto sea el resentimiento y el rencor social y no las propuestas o las acciones de gobiernos y candidatos. 

Los nuevos gobernadores

Morena-PT-Verde-Alianza

Nayarit – Miguel Ángel Nararro (51.8%)

Sonora – Alfonso Durazo (51%)

Tlaxcala – Lorena Cuéllar Cisneros (51.1%)

Zacatecas – David Monreal Ávila (51.8%)

Morena-PT

Baja California – Marina del Pilar Ávila (48.1%)

Baja California Sur – Víctor Manuel Castro Cosío (46.65%)

Campeche – Layda Sansores (33.22%)

Michoacán – Alfredo Ramírez (41.59%)

Morena-Alianza

Colima – Indira Vizcaíno Silva (32.92%)

Morena

Guerrero – Evelyn Salgado (46.34%)

Sinaloa – Rubén Rocha (56.61%)

PAN-PRD

Chihuahua – María Eugenia Campos (43.54%)

Movimiento Ciudadano

Nuevo León – Samuel García (36.6%)

PAN

Querétaro- Mauricio Kuri (54.2%)

PT- Verde

San Luis Potosí – José Ricardo Gallardo (36.14%)