Las tasas de vacunación COVID-19 han caído drásticamente en el estado, pero los funcionarios de salud tienen la esperanza de que el estado pueda alcanzar la meta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de vacunar al 70% de los arizonenses, antes del 4 de julio.

Por ello, las autoridades de salud están cambiando de los sitios de vacunación masiva al alcance comunitario y continúa expandiendo las oportunidades de vacunación para incluir farmacias, consultorios médicos, eventos y centros emergentes móviles.

“Me temo que con la disminución de la demanda será más difícil alcanzar ese 70%, pero tengo la esperanza de que Arizona lo haga”, dijo la doctora Cara Christ, directora del Departamento de Servicios de Salud de Arizona.

Al cierre de la edición, más de 3.4 millones de arizonenses habían recibido al menos una dosis de la vacuna, o aproximadamente el 46.8% de la población del estado y el departamento dijo que poco menos de 2,9 millones han sido completamente vacunados.

Christ dijo que el estado está en proceso de “eliminar gradualmente” sus sitios de vacunación a gran escala, con una disminución de los días y horas de operación antes del cierre de este mes. 

El Gila River Arena será el último de esos sitios en cerrar, el 28 de junio, lo que significa que las personas tendrán que programar su primera toma para el 5 de junio si quieren continuar con su segunda oportunidad en el sitio.

Expertos en salud miran con agrado el cambio hacia sitios más comunitarios, pero dijo que debería haber llegado mucho antes, señalando los desafíos que han dificultado que los residentes de bajos ingresos se vacunen, incluido el transporte, el tiempo libre del trabajo, la falta de acceso a la tecnología y las barreras del idioma.

Christ dijo que el estado está trabajando con socios locales para expandir las oportunidades de vacunación, particularmente entre las poblaciones con tasas de vacunación más bajas, incluidos los veteranos, los hombres negros y los jóvenes de entre 18 y 30 años.

“Históricamente, Arizona ha tenido focos de vacilación por las vacunas”, lo que parece estar en aumento, dijo Christ. La vacuna COVID-19 no es inmune a esas preocupaciones, dijo, y agregó que los conceptos erróneos sobre la vacuna son parte del problema.

“Necesitamos asegurarle a la gente que las vacunas son seguras y efectivas, que son gratuitas y previenen significativamente la hospitalización y la muerte”, dijo Christ.

Una forma de llegar a las personas es a través de sus médicos personales y Christ señaló que los proveedores han ordenado más de 50,000 dosis. 

Christ dijo que un factor que retrasó las vacunas puede haber sido el hecho de que los padres no quisieran sacar a sus hijos de la escuela para vacunarlos, mientras que otras personas podrían estar simplemente adoptando un enfoque de esperar y ver qué pasa.

Si bien algunos estados han utilizado de todo, desde sorteos especiales de lotería hasta vales y boletos para eventos para atraer a las personas a vacunarse, los incentivos de Arizona han sido más limitados hasta ahora.

El Departamento de Salud planea eventos de vacunación de regreso a la escuela para alentar a más adolescentes a vacunarse, luego que el CDC ha autorizado que los niños pueden recibir sus vacunas de rutina al mismo tiempo que la vacuna COVID-19.