Emma Coronel enfrenta a cargos por conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana para importar a Estados Unidos.

Emma Coronel Aispuro, esposa del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, se declaró culpable de tres delitos relacionados con el narcotráfico en un juzgado del distrito de Washington DC, Estados Unidos, tras un acuerdo con la justicia de esa nación.

Coronel Aispuro, cuyo caso fue desclasificado anoche por orden judicial, es imputada de conspiración, uno para distribuir narcóticos a la Unión Americana y otro para blanquear dinero, además de un tercer delito por realizar operaciones con propiedades de un narcotraficante extranjero importante.

La cónyuge del exlíder del cártel de Sinaloa, de 31 años y con doble nacionalidad mexicana y estadounidense, respondió escuetamente al juez Rudolph Contreras, que aceptó su declaración, en una vista retransmitida por teléfono en la que también dijo haber colaborado en las actividades y el escape de la prisión de su marido del Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México, el 11 de julio de 2015.

Fue así que el impartidor de justicia le informó que al aceptar culpabilidad renunciaría ir a juicio y al derecho de presentar apelaciones, por lo que durante la audiencia, le explicó que enfrenta una sentencia máxima de cadena perpetua bajo el cargo de conspiración de drogas, y un mínimo de 10 años.

Jeff Lichtman, quien es abogado de Coronel Aispuro, agregó que su clienta podría enfrentar cadena perpetua solo por el cargo de distribución de drogas. Mientras que por los otros dos conllevaría penas máximas de 20 y 10 años, respectivamente.

Asimismo, la exreina de belleza en 2006 de Durango, aseguró al juez no haber sido coaccionada ni forzada a firmar el acuerdo de culpabilidad.

Días atrás, los fiscales señalaron en sus alegatos que Coronel Aispuro “trabajaba de cerca con la estructura de mando y control” del cártel de Sinaloa y conspiró para distribuir grandes cantidades de drogas, sabiendo que serían traficadas a Estados Unidos.

Ella fue arrestada en EU el pasado 22 de febrero en Virginia, al tiempo que aceptó los cargos por su presunta participación en una red de narcotráfico internacional para introducir a ese país cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana.