El sistema penitenciario estatal de Arizona anunció el viernes que más de la mitad de sus reclusos están completamente vacunados.

Casi 26.000 reclusos, o el 71% de la población, han recibido ambas dosis, dijeron las autoridades en un comunicado de prensa.

Las vacunas COVID-19 se ofrecen a los reclusos en las instalaciones penitenciarias estatales y privadas por el Departamento de Correcciones, Rehabilitación y Reingreso de Arizona.

El departamento ha recibido 44,880 dosis del Departamento de Servicios de Salud de Arizona y ha administrado 44,452 vacunas de primera y segunda dosis en diez complejos penitenciarios estatales, según el comunicado.

Las cárceles privadas han administrado 10.357 vacunas hasta la fecha.

Se seguirán ofreciendo vacunas a medida que se asignen al departamento.