Republicanos como Paul Gosar afectan la imagen de su partido en Arizona, al haber promovido y avalado la insurrección del 6 de enero; aquí alentando a los manifestantes que sitiaron las oficinas de elecciones del Condado de Maricopa.

Puede que este no sea un año de elecciones, pero algunos votantes están cambiando de partido político y aunque en Arizona, los republicanos tienen la mayor cantidad de votantes registrados, pero más votantes están cambiando o registrándose como independientes.

La política en Arizona es un enfoque nacional constante con la auditoría electoral del Senado estatal, los políticos en los titulares y el presidente Joe Biden ganando el estado tradicionalmente rojo en 2020.

El examen del registro de votantes de la Oficina del Secretario de Estado muestra algunas tendencias interesantes; en los años entre las elecciones generales de 2016 y 2020, los demócratas vieron el mayor crecimiento en votantes registrados, seguidos de cerca por los republicanos y los independientes también vieron un crecimiento debido en parte a que el Partido Verde perdió el reconocimiento en Arizona.

En los seis meses posteriores a las elecciones generales, tanto demócratas como republicanos perdieron votantes registrados, mientras que los independientes crecieron en decenas de miles.

Paul Bentz es vicepresidente senior de Investigación y Estrategia de HighGround, una firma de consultoría política, dice que la buena noticia es que más personas se están registrando para votar, pero hay menos lealtad al partido y cree que la cantidad de republicanos que abandonan el partido puede estar relacionada con la insurrección del 6 de enero cuando los alborotadores irrumpieron en el Capitolio de la nación.

“Vimos un éxodo bastante significativo de republicanos que abandonaron el partido para convertirse en independientes. Creo que fue una pequeña llamada de atención, pero no hemos visto que esa tendencia continúe”, dice Bentz.

El estratega político señala que tanto los republicanos como los demócratas son muy efectivos en el registro de votantes a través de campañas, pero puede haber un problema que enfrentan los republicanos y es que algunas actuaciones pueden estar dañando el atractivo de su partido a nivel estatal.

Por ejemplo,eal representante Paul Gosar y si bien puede tener un conocimiento firme de su cargo, su defensa de los alborotadores del 6 de enero y sus vínculos con los supremacistas blancos podrían alejar a los independientes de los candidatos republicanos que se postulan para cargos estatales el próximo año.

El apoyo republicano a la auditoría electoral del Senado y las afirmaciones infundadas de que se robaron las elecciones también pueden hacer que el partido sea menos atractivo para los independientes.

El registro de votantes en Arizona está dividido en tres partes y los republicanos tienen una ligera ventaja, lo que significa que atraer a los independientes es imperativo para que un candidato gane y Bentz dice que el Partido Republicano podría tener problemas en las elecciones del próximo año si el partido solo apela a su base.

“Las elecciones de mitad de período en Arizona son fuertemente republicanas, pero van a estar nadando corriente arriba con los independientes. Cuando miras cosas como el impuesto único, la auditoría y el comportamiento de algunos de nuestros republicanos electos, esos no son el tipo de problemas que ahuyentan a los independientes”, dice Bentz.

Los datos de registro de votantes de todo el estado se informan a la Oficina del Secretario de Estado trimestralmente y a finales de julio podrá apreciarse  si están surgiendo nuevas tendencias.