Kevin Durant abandona la duela luego de que Estados Unidos fuera vencido por Francia al inicio del baloncesto olímpico.

Francia derrotó a Estados Unidos en su debut en Tokio 2020 (83-76) y expuso las costuras de un conjunto americano construido a marchas forzadas que encajó su primera derrota en 17 años en el basquetbol olímpico, desde cuando cayó en las semifinales de Atenas 2004 ante Argentina.

Como el traje del emperador, el conjunto galo demostró que el ‘Team USA’ estaba desnudo, o al menos no estaba lo suficientemente bien cosido como para resistir un duelo de primer nivel, con varios cambios de última hora y tres jugadores, los finalistas de la NBA, llegados hace menos de 24 horas. Uno de ellos, el campeón de los Milwaukee Bucks Jrue Holiday, fue el mejor con 18 puntos.

Liderado por un espectacular Evan Fournier (28 puntos y 4 rebotes), bien secundado por Nando de Colo (13, 5 y 5 asistencias) y con buenos momentos de Rudy Gobert (14 puntos y 9 asistencias), los de Vincent Collet aguantaron las acometidas individuales de los talentosos jugadores del equipo de las barras y las estrellas, que acusaron que su líder, Kevin Durant (10 puntos), se cargó de faltas demasiado pronto, y no supieron jugar un final ajustado.

Así pues, el equipo de las estrellas de la NBA cayó en un escenario con un aspecto pretendidamente NBA, no solo en las luces del Saitama Super Arena, sino en la música constante en cada interrupción del juego e incluso la especie de ruido de fondo que acompañaba el duelo, como una especie de hilo musical sustitutivo de los aficionados robados por la pandemia.