Las restricciones a los viajes no esenciales por la vía terrestre a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos se mantendrán hasta por lo menos el 21 de agosto, anunció hoy el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Para disminuir la propagación del COVID-19, incluyendo la variante delta, Estados Unidos extenderá las restricciones a los viajes no esenciales en los cruces terrestres con México y Canadá hasta el 21 de agosto, al tiempo que garantiza el flujo continuo de viajes y comercio esencial”, anunció la agencia federal en su cuenta de Twitter.

“DHS está en contacto constante con sus contrapartes canadienses y mexicanas para identificar las condiciones bajo las cuales, las restricciones pudieran aliviarse de manera segura y sostenible”, agregó.

En un aviso aún no publicado por parte de la agencia dentro del Registro Federal, se detalló que “dada la transmisión sostenida del virus de persona a persona, junto con los riesgos planteados por las nuevas variantes, el regresar a los niveles anteriores de viajes entre las dos naciones aumenta el riesgo de exposición tanto para el personal que labora en los puertos de entrada terrestre, como las personas que viajan a través de ellos”.

Las restricciones fueron impuestas por primera vez en marzo de 2020 en respuesta a la pandemia y se han extendido cada mes desde entonces.

El anuncio se da mientras que México lleva a cabo un plan de vacunación a lo largo de la frontera norte con el objetivo de acelerar la reapertura de la frontera.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este miércoles que anticipan concluir con la vacunación en los municipios fronterizos a principios de agosto.

“Hay condiciones”, agregó el presidente, en relación con una posible reapertura.

Por su parte, la Secretaría de Relaciones Exteriores en México, señaló que “continuará con el diálogo bilateral y reitera que el ritmo acelerado de vacunación contra COVID-19 en la frontera genera condiciones para avanzar en mutuo beneficio”.