Varias personas se manifiestan a favor del DACA que ha sido atacado desde su creación.

Un juez federal en Texas ordenó el viernes al gobierno de los Estados Unidos cerrar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) a los nuevos solicitantes, diciendo que la administración de Obama no tenía la autoridad legal para otorgar alivio de deportación y permisos de trabajo a inmigrantes indocumentados llevados a la Estados Unidos como niños.

Al conceder una solicitud de Texas y otros estados liderados por los republicanos, el juez de la Corte de Distrito de los Estados Unidos, Andrew Hanen, requirió que la administración de Biden dejara de aprobar nuevas solicitudes para DACA, lo que impidió que decenas de miles de adolescentes inmigrantes y adultos jóvenes tuvieran acceso a las protecciones legales de la era de Obama.

Hanen no ordenó al gobierno que elimine los permisos de trabajo y las protecciones de deportación de los más de 616,000 inmigrantes que ya están inscritos en DACA.

El fallo del viernes es un gran revés para los beneficiarios de DACA, sus aliados y la administración Biden, que se había comprometido a defender la iniciativa de la era Obama y también es la primera vez que un tribunal federal declara ilegal DACA desde que se estableció la iniciativa en 2012.