La mexicana Aremi Fuentes se colgó el bronce en halterofilia en la categoría de 76 kg con un total de 245 kilos, tras 108 en la arrancada y 138 en envión, para darle a México su tercera medalla de Tokio 2020.

“Estuvo cardiaco el cierre de la competencia, mi último intento lo fallé por un error técnico y debo mejorar, pero bueno, la medalla me la llevo yo por hacer un buen levantamiento y estoy feliz”, afirmó Fuentes en declaraciones publicadas por el Comité Olímpico Mexicano.

La ecuatoriana Neisi Dajomes se proclamó campeona olímpica en halterofilia con 265 kilos, cambiando la historia de su país al ser la primera mujer de Ecuador que sube al podio de unos Juegos Olímpicos. La estadounidense Katherine Elizabeth Nye se quedó la plata con 249.

En el arranque, la halterista chiapaneca inició con 105 kilos, mismos que levantó sin dificultad; en su segundo intento buscó los 108, los cuales de igual manera concretó, no así los 110, ubicándose temporalmente en el cuarto sitio, a dos kilos del tercer lugar (111 kg).

Foto: Mexsport
Foto: Mexsport
En la modalidad de envión, la especialidad de Aremi, inició con 135 kilos y en su segundo intento logró tres más. En su tercera oportunidad buscó los 139, pero no lo consiguió.

“El año pasado tuve un desgarre en las piernas, pero por la pausa que nos dio el Covid-19 pude recuperarme, también padecí lesiones en la rodilla y paré meses. Sin embargo, seguí con la mentalidad positiva, pues un día vi una medalla olímpica por televisión y dije yo quiero una de esas”, afirmó la medallista olímpica.

A pesar de ser una histórica del levantamiento de pesas, la halterista sabe que tiene mucho por mejorar.

“Siempre trato de llevar el nombre de México en alto y así lo haré en las próximas competencias que tenga”, concluyó Aremi Fuentes, quien agradeció a su equipo de trabajo y familia.