Sin duda alguna uno de los casos más de desapariciones más misteriosos y conocidos por nuestra comunidad hispana es el de Alicia Navarro, una adolescente autista, que desapareció de su casa en Glendale el 15 de septiembre de 2019 y casi dos años después, su madre aún no tiene idea de dónde podría estar el joven de ahora 16 años.

Jessica Núñez, señala que Alicia experimentó retrasos en el desarrollo y dificultades sociales, lo que llevó a un diagnóstico de trastorno del espectro autista cuando tenía 12 años y no tiene la misma capacidad para determinar las intenciones de otras personas.

Núñez dijo que Alicia es una estudiante destacada y le encanta jugar videojuegos y charlar con sus amigos en línea, pero una vez, vio a un extraño que Alicia había conocido en línea pidiéndole a su hija información personal y en ese momento, tuvo una charla con su hija sobre la seguridad en Internet y la posibilidad de depredadores.

Sin embargo desde la madrugada que Alicia Navarro salió de su casa dejando una nota en la que prometía regresar, no se ha sabido nada de ella, pues aparentemente su teléfono celular y dispositivos electrónicos que llevaba consigo, fueron puestos fuera, lo que los hace imposibles de rastrear.

Búsqueda nacional

Pese a el propio Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y diversas corporaciones tanto policiacas como particulares han unido sus esfuerzos, no se ha podido dar con el paradero de la joven.

Aún con anuncios espectaculares y haber inundado las redes sociales, convirtiendo el #FindAlicia en una tendencia, Jessica Núñez, reconoce que ni ella ni la policía han recibido información que pueda llevarlos a encontrar a su hija.

El calvario de Jessica Núñez no se limita a desconocer el paradero de su hija, sino también debido al acoso personal, pues ha recibido comunicación por parte de personas que buscan sacar provecho de la tragedia.

“Es tan angustiante recibir tantos mensajes que no llevan a ninguna parte, incluso algunos que me aseguran tener a mi hija secuestrada, o que piden dinero a cambio de supuestamente ofrecer su ubicación; otros más crueles incluso señalan que la tienen en su poder y le están haciendo daño”, ha reconocido Núñez en sus múltiples entrevistas.

Esto ha llevado a Jessica Núñez a sumarse a organizaciones civiles contra el tráfico de niños y anti depredadoras, con la esperanza de encontrar a su hija y a la vez ayudar a prevenir a otras familias para evitar que pasen por la misma situación.

Las autoridades han ofrecido una recompensa de 20 mil dólares por información que lleve a encontrar a Alicia Navarro, comunicándose al teléfono 623 930 3000 del Departamento de Policía de Glendale y el 305 796 4859 del Proyecto Anti Depredadores.