El fiscal general de Arizona, Mark Brnovich, solicitó una orden de restricción temporal como parte de su demanda en curso contra los mandatos federales pendientes de la vacuna COVID-19.

Le dijo a The Mike Broomhead Show de KTAR News 92.3 FM que espera que la corte federal actúe sobre su solicitud la próxima semana.

“Una de las razones por las que solicitamos una orden de restricción temporal es porque creemos que esto es claramente inconstitucional y que habrá un daño irreparable para la gente si se permite que Biden imponga esto a los estadounidenses”, dijo Brnovich, quien busca la Nominación republicana para un escaño en el Senado de Estados Unidos en 2022.

Según las reglas que está desarrollando la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional bajo la dirección del presidente Joe Biden, los trabajadores de empresas con más de 100 empleados deberán estar completamente vacunados o pasar las pruebas COVID semanales.

Biden también exige la vacunación para los empleados de la rama ejecutiva y los contratistas que hacen negocios con el gobierno federal, sin opción de prueba.

Brnovich presentó su demanda el 14 de septiembre, solo cinco días después de que Biden anunciara el plan, que se proyecta afectará a unos 100 millones de estadounidenses.

“Esta es la primera demanda, pero esto es solo una oportunidad”, dijo Brnovich. “Si y cuando OSHA emite reglas, habrá demandas adicionales que discutiremos con algunos de mis colegas”.

Además de pedirle al Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Arizona que otorgue la orden de restricción temporal y la orden judicial preliminar a nivel nacional, Brnovich presentó una queja enmendada ampliando su argumento legal en el caso.

“El presidente no tiene la autoridad para hacer esto, y creo que nos corresponde a nosotros hacer todo lo posible para proteger a los contribuyentes trabajadores de Arizona, pero también rechazar la extralimitación del gobierno federal”, dijo Brnovich.