75% de los casos que llegan a su Corte se trata de personas infraccionadas por falta de licencia, o por andar con licencia cancelada o suspendida.
Ignorar las infracciones puede tener severas consecuencias, advierte el juez Enrique Medina Ochoa.

Un error muy recurrente en muchas personas es ignorar las infracciones de tráfico que les da la Policía, por lo que tarde o temprano pagan las consecuencias que pueden llegar a ser muy graves.

Así lo advirtió el Juez de Paz de la Corte Downtown Phoenix, Enrique Medina Ochoa, al subrayar que eso es algo que puede y definitivamente debe evitarse, toda vez que quien cree que burlara a la justicia, lamentablemente se equivoca.

“Eso no es nada nuevo, siempre hay personas, afortunadamente no la mayoría, quienes por alguna u otra razón cuando la Policía les da un ticket por alguna infracción de tráfico simplemente no se comunican a la Corte y lo que es peor, no se presentan, sin medir las consecuencias”, dijo el impartidor de justicia, cuya Corte tiene jurisdicción en prácticamente todo el centro de Phoenix, así como parte del Este de la ciudad.

Agregó que cualquiera que sea su ticket, ya sea civil o criminal, la persona sancionada no debe debe hacerse de la vista gorda y mucho menos ignorarlo, ya que sin duda alguna eso le generará problemas serios.

Menciono que 75% de los casos que llegan a su Corte se trata de personas infraccionadas por falta de licencia, o por andar con licencia cancelada o suspendida; el resto es por falta de seguro automotriz y en ciertos casos por no traer el registro del auto ante la División de Motores y Vehículos.

Señaló que la multa por no licencia es de $155 dolares, por falta de registro asciende a $584 dólares y por incumplir con el seguro es de $934 dólares.

Caso más grave, advirtió el Juez, en cuando el individuo es infraccionado por manejar con licencia suspendida o revocada, pues eso ya representa un cargo criminal que puede ser sancionado con $2,500 dólares de multa, más $2,000 dólares de cargos adicionales, o hasta 6 meses de cárcel y 3 años de probación.

“En primer lugar la obligación es tener licencia de Arizona para poder manejar, así como portar en el vehículo el registro y comprobante de la aseguranza, quien incumpla cualquiera de estos requerimientos de la ley ya está incurriendo en una violación que al ser parado por la Policía se hará acreedor a una infracción o ticket”, enfátizó Medina.

Indicó que él como los demás Jueces de Paz, tienen la discreción de reducir la multa de $934 a $137 dólares por falta de seguro, a quienes presenten a la Corte ya sea por correo o en persona comprobante de que si la tenían o que ya la obtuvieron.

Asimismo pueden rebajar de $584 a $137 dólares la multa por no registro vehicular siempre y cuando lo envíen o lo lleven a la Corte antes del día de su comparecencia.

Subrayó el Juez Medina Ochoa: “El mensaje es claro, en la Corte estamos para ayudarlos, no para castigar a quienes cometieron alguna falta como esas, pero deben atender al citatorio que da el oficial, el peor error es ignorar el asunto”.

Dijo que no hay que dejarlo a la desidia, sobre todo si se trata de un cargo criminal como los que se fincan contra los que son parados con licencia suspendida o por exceso de velocidad que exceden las 20 millas del límite, y por supuesto, por manejar bajo la influencia del alcohol o sustancias ilícitas.

“En las semanas próximas hablaremos de esos temas, así como de las consecuencias por dar información falsa a la Policía en una parada de tráfico”, anunció el Juez Enrique Medina Ochoa.

Por último, aseguró que las Cortes de Paz no están para castigar, sino para ayudar a las personas a caminar dentro de la ley, y de ninguna manera tienen que ver con agencias como Inmigración.