Los funcionarios del condado de Maricopa aprobaron un acuerdo de $ 5 millones el miércoles con el dueño de un restaurante que afirmó en una demanda que la oficina del entonces alguacil Joe Arpaio lo había difamado y violado sus derechos al investigar si los empleados de sus restaurantes usaban identificaciones fraudulentas para conseguir trabajo.

El acuerdo con el propietario del Tío Sam, Bret Frimmel, se produjo semanas después de que los funcionarios firmaran un acuerdo por separado de $ 400,000 para resolver reclamos similares presentados por la gerente del Tío Sam, Lisa Norton. Los funcionarios del condado aprobaron $ 3.1 millones del acuerdo de Frimmel. Los $ 1.9 millones restantes en su acuerdo están siendo cubiertos por una aseguradora.

Frimmel y Norton fueron arrestados por la oficina de Arpaio en enero de 2014 por cargos de robo de identidad relacionados con el empleo. Los cargos fueron desestimados después de que un juez dictaminó que uno de los detectives de Arpaio ignoró imprudentemente la verdad en las declaraciones juradas utilizadas para obtener órdenes de registro y finalmente descubrió que no había una causa probable para respaldar las órdenes.

Frimmel y Norton sostuvieron que no hicieron nada malo.

HISTORIAS RELACIONADAS

Los costos de los contribuyentes por la demanda de Arpaio por perfil racial eclipsan los $ 200 millones
Su demanda fue uno de los últimos casos civiles pendientes contra Arpaio, quien fue expulsado del cargo a fines de 2016 después de 24 años en el cargo y perdió una apuesta en 2020 para recuperar su antiguo trabajo.

Arpaio allanó los restaurantes de Frimmel y alrededor de 80 negocios más entre 2008 y 2014 en investigaciones que llevaron al arresto de cientos de trabajadores inmigrantes bajo una ley que tipificaba como delito el uso de identificaciones falsas o robadas para conseguir trabajo.

Nueve empleados fueron arrestados en la investigación del tío Sam.

A pesar de que un juez en el caso penal dijo que no había una causa probable para las órdenes de arresto, otro juez que manejó el caso civil determinó en marzo de 2019 que el detective que lideraba la investigación tenía una causa probable para arrestar a Frimmel y Norton por el cargo de robo de identidad y falló en contra. las denuncias de la demanda de arresto malicioso y abuso del proceso.

Lo que quedó de la demanda fueron las denuncias de registro y registro ilegal, difamación y sujeción negligente relacionados con las esposas de Frimmel durante el arresto.

Frimmel y su gerente dijeron que fueron arrestados después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos pidió ayuda al dueño del restaurante en una demanda de derechos civiles ahora resuelta que acusó a la oficina del alguacil de discriminación racial, en represalia contra los críticos de Arpaio y otras violaciones de los derechos civiles.

Uno de los abogados de Frimmel dijo que el Departamento de Justicia se comunicó con su cliente durante la investigación federal, pero Frimmel nunca devolvió la llamada.

El reclamo de represalia no se mencionó en la extensa orden previa al juicio de marzo de 2019 que examinó los reclamos legales y las pruebas.

Leon Silver, uno de los abogados que representa a Frimmel y Norton, dijo que la decisión de 2019 no fue un juicio final y que el juez aún podría haber permitido que se escuchara la denuncia de arresto malicioso en el juicio. Silver dijo que los investigadores nunca demostraron que su cliente supiera que los solicitantes de empleo usaban identificaciones falsas para buscar trabajo.

“Mis clientes se sienten reivindicados por el acuerdo”, dijo Silver. “Se sienten aliviados de tener esto detrás de ellos. Han vivido con esto demasiado tiempo. Solo quieren seguir adelante con sus vidas “.

Arpaio, quien ahora se postula para alcalde de Fountain Hills, dijo que fue decisión del condado resolver el caso.

“Estaba listo para ir a la corte y presentarme ante un jurado de mis pares para testificar”, dijo Arpaio.

“No tuve esa oportunidad. Todavía siento que hubiéramos ganado ese juicio si hubiera sido ante un jurado “.