El fentanilo es una droga opioide sintética potente aproximadamente 100 veces más potente que la morfina y 50 veces más potente que la heroína.

Se estima que 100.000 estadounidenses murieron por sobredosis de drogas en un año, un hito nunca antes visto que, según los funcionarios de salud, está relacionado con la pandemia de COVID-19 y un suministro de drogas más peligroso.

Las muertes por sobredosis han aumentado durante más de dos décadas, se han acelerado en los últimos dos años y, según los nuevos datos publicados el miércoles, aumentaron casi un 30% en el último año.

Los expertos creen que los principales impulsores son la creciente prevalencia del fentanilo mortal en el suministro de drogas ilícitas y la pandemia de COVID-19, que dejó a muchos consumidores de drogas aislados socialmente y sin poder obtener tratamiento u otro apoyo.

El número es “devastador”, dijo Katherine Keyes, experta en temas de abuso de drogas de la Universidad de Columbia. “Es una muerte por sobredosis de magnitud que no hemos visto en este país”.