El entrenador en jefe de Arizona State, Herm Edwards, ha visto algunas cosas en la banca, y apenas estaba fuera de su elemento cuando el juego de los Sun Devils contra los Trojans de la USC el sábado fue interrumpido por un zorro que solo esperaba seguir su camino.

Edwards, quien junto con el personal de fútbol de ASU está familiarizado con el zorro local, sabía qué hacer.

“Cincuenta, 60 mil personas ahí dentro gritando y el pobre zorro está en la televisión, solo abre la puerta para el chico”, dijo Edwards

“ Déjalo ir, está bien. No lo asustes, sólo abre la puerta. El es bueno y ya ha visto lo suficiente”, agregó.

Las oficinas de fútbol de los Sun Devils se encuentran cerca del hábitat de los zorros y el personal está familiarizado con sus hábitos.

En pocas palabras, todos se llevan bien en Sun Devil Stadium.

“Uno durmió en el capó de mi camioneta. Pude mirarlo por la ventana en el estacionamiento y dije, adelante, todo está bien, ellos son grandiosos y llevan aquí más tiempo que muchos de nosotros”, dijo Edwards.

Ya un poco asustado frente a una gran multitud el sábado, el zorro sabía exactamente cómo salir del centro de atención.

Parece que final de cuentas el inesperado visitante trajo suerte a los Sun Devils que derrotaron a los Troyanos de la Universidad del Sur de California por 31-16 y de paso frenaron la racha de dos derrotas consecutivas.

Con este triunfo los Sun Devils son elegibles para jugar alguno de los tazones colegiales que se disputarán a finales de este 2021.