Desde el miércoles disponibles vacunas para niños.

Tanto Arizona como el país entero entró en una nueva fase de su campaña de vacunación contra la pandemia del COVID-19, con inoculaciones disponibles para millones de niños en edad escolar, luego de más de 18 meses de enfermedades, hospitalizaciones, muertes y suspensiones de clases.

Las dosis infantiles de la vacuna de Pfizer-BioNTech rebasaron dos barreras el martes: recibieron la recomendación de los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), seguido por la luz verde de la directora de la agencia, la doctora Rochelle Walensky.

Con el gobierno federal prometiendo suficientes vacunas para proteger a los 28 millones de niños del país de entre 5 y 11 años, consultorios pediátricos, farmacias, escuelas y clínicas ofrecerán las vacunas luego de la aprobación final el martes por la noche.

No se espera un caos similar al lanzamiento inicial de las inoculaciones para adultos hace un año, pues se trata de una menor población y además, desde semanas atrás ya se preparaba el programa de vacunación, sólo a la espera de la aprobación final.

Miles de pediatras solicitaron dosis con anticipación y Pfizer comenzó sus envíos poco después de la decisión el viernes de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de autorizar el uso de emergencia. Pfizer espera hacer más de 19.000 embarques por un total de 11 millones de dosis en los próximos días y que millones más estarán disponibles semanalmente.

La vacuna  es un tercio de la dosis para adolescentes y adultos y administrada con agujas más pequeñas y requiere dos dosis en un espacio de tres semanas para conseguir inmunidad plena. Eso significa que los niños que se vacunen ahora estarán protegidos para la época de fin de año.

Desde que comenzó la pandemia, al menos 94 niños entre 5 y 11 años han muerto de COVID-19, más de 8,300 han sido hospitalizados y más de 5,000 han desarrollado una condición inflamatoria seria vinculada con el coronavirus. Los pequeños de raza negra y latina, y quienes padecen condiciones crónicas han sido los más afectados.