Con la cancelación del mandato de vacunas a empresas con más de 100 empleados, termina la controversia con respecto a la violación de las garantías individuales.

Mientras que la administración de Biden ha retirado oficialmente una regla que habría requerido que los trabajadores de las grandes empresas se vacunaran o se enfrentaran a requisitos regulares de pruebas de COVID, el gobernador Doug Ducey está demandando al gobierno federal por el intento de retirar fondos para programas de educación críticos destinados a mantener a los niños de Arizona en el salón de clases.

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) dijo que aún recomienda encarecidamente a los trabajadores que se vacunen.

A principios de noviembre, OSHA anunció un mandato de vacuna o prueba para empresas con al menos 100 empleados, lo que habría afectado a más de 80 millones de trabajadores y estaba originalmente establecida para entrar en vigencia el 4 de enero.

Pero numerosos estados y grupos empresariales impugnaron la regla en los tribunales y el 13 de enero, la Corte Suprema detuvo el plan. En un fallo de 6-3, la mayoría conservadora de la corte concluyó que OSHA se había excedido en su autoridad.

OSHA indicó que la regla podría regresar de alguna forma. Si bien ya no es una norma aplicable, sigue siendo una regla propuesta y por ahora priorizará el mandato de atención médica.

La agencia podría considerar una nueva regla que incluiría otras medidas diseñadas para prevenir la propagación de COVID-19 en los lugares de trabajo, como exigir máscaras faciales, distanciamiento y mejores sistemas de ventilación.

Por su parte Doug Ducey presentó una demanda en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para proteger los fondos federales otorgados a Arizona por el Congreso a través de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense de 2021.

El gobernador Ducey creó dos programas en agosto que utilizarían $173 millones de esos fondos para ayudar a las escuelas y los padres con dificultades, para hacer frente a los impactos de la pandemia de COVID-19.

“La administración de Biden está tratando de mantener como rehenes los fondos asignados por el Congreso y está tratando de intimidar a Arizona para que cumpla con este movimiento de toma de poder”, dijo el gobernador Ducey.

“Buscan programas educativos diseñados para ayudar a los niños a acceder a la instrucción en persona, garantizar que las escuelas permanezcan abiertas y brindarles a los padres la capacidad de tomar las mejores decisiones para sus hijos”, agregó.

La demanda de 24 páginas acusa al Departamento del Tesoro de una serie de violaciones inconstitucionales, incluida la de ignorar las disposiciones de la Ley de Procedimientos Administrativos.

“La extralimitación inconstitucional de una rama del gobierno sobre la directiva de otra no debe ni puede interponerse en el camino de eso. En Arizona, nuestra principal prioridad es lograr que los niños se pongan al día y estamos utilizando una amplia gama de recursos para que eso suceda, incluidos los dólares federales asignados a nuestro estado. No se equivoquen, siempre apoyaremos a las familias y los niños, mientras protegemos su derecho a elegir la educación que mejor se adapte a sus necesidades”, dijo el Gobernador.

El gobernador habló sobre la demanda durante una entrevista de Fox News con Martha MacCallum.

“Arizona está presentando una demanda contra la administración de Biden, contra esta extralimitación federal y contra la intimidación y los ataques a nuestro estado. Joe Biden necesita concentrarse en la frontera, ayudar a Ucrania o arreglar Afganistán. ¿Por qué no se queda en su carril federal y nos deja educar a los niños en el estado de Arizona?”, finalizó Ducey.