La administración de Biden ha retirado oficialmente una regla que habría requerido que los trabajadores de las grandes empresas se vacunaran o se enfrentaran a requisitos regulares de pruebas de COVID.

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional confirmó el retiro el martes. Pero la agencia dijo que aún recomienda encarecidamente a los trabajadores que se vacunen.

A principios de noviembre, OSHA anunció un mandato de vacuna o prueba para empresas con al menos 100 empleados. La regla __ que habría afectado a más de 80 millones de trabajadores estadounidenses __ estaba originalmente establecida para entrar en vigencia el 4 de enero.

Pero numerosos estados y grupos empresariales impugnaron la regla en los tribunales. El 13 de enero, la Corte Suprema detuvo el plan. En un fallo de 6-3, la mayoría conservadora de la corte concluyó que OSHA se había excedido en su autoridad.

“OSHA nunca antes había impuesto tal mandato. Tampoco el Congreso´´, escribió la mayoría de la corte. “De hecho, aunque el Congreso ha promulgado una legislación significativa que aborda la pandemia de COVID-19, se ha negado a promulgar cualquier medida similar a la que OSHA ha promulgado aquí”.

Los jueces establecieron un mandato de vacunación para los proveedores de atención médica que reciben fondos federales de Medicare o Medicaid. Esa norma afecta a 10,4 millones de trabajadores.

Las corporaciones estadounidenses se han dividido sobre si exigir las vacunas de los empleados. United Airlines comenzó a exigir vacunas en agosto; la empresa dice que el 99% de sus trabajadores han sido vacunados o han solicitado exenciones médicas o religiosas. Tyson Foods, que también anunció un mandato en agosto, dice que el 96% de sus trabajadores fueron vacunados antes de la fecha límite del 1 de noviembre.

Pero otras grandes empresas, incluidas Starbucks y General Electric, desecharon los mandatos de vacunas anunciados previamente para sus empleados después del fallo de la Corte Suprema.

OSHA indicó que la regla podría regresar de alguna forma. Si bien ya no es una norma aplicable, sigue siendo una regla propuesta, dijo OSHA. Por ahora, la agencia dijo que priorizará el mandato de atención médica.

David Michaels, epidemiólogo y exadministrador de OSHA que ahora enseña en la Universidad George Washington, dijo que la agencia podría considerar una nueva regla que incluiría otras medidas diseñadas para prevenir la propagación de COVID-19 en los lugares de trabajo, como exigir máscaras faciales, distanciamiento y mejores sistemas de ventilación.