Katie Hobbs, aún supera en recaudación a sus colegas en la carrera por la candidatura demócrata a la gubernatura de Arizona.

La Secretaria de Estado y candidata a gobernadora Katie Hobbs anunció que recaudó casi $3 millones en 2021, la mayor cantidad que cualquier candidato a gobernador recaudó en un año fuera de la historia de Arizona de cualquiera de los partidos.

Desde el lanzamiento de su campaña para gobernador, Katie Hobbs ha recaudado más de $2,9 millones de casi 20,000 donantes de base; y más del 90% de las contribuciones de la campaña fueron de menos de $100, lo que demuestra un fuerte apoyo e impulso para su campaña.

Estas donaciones sientan las bases para un firme camino hacia la victoria en noviembre. Katie Hobbs no aportó fondos a su propia campaña.

“Estoy orgullosa de que nuestra campaña esté financiada en un 100 % por los partidarios y agradecido de que los arizonenses crean en nuestra misión de hacer que nuestro estado sea más fuerte e inclusivo, y unir a las personas. Nuestro impulso está creciendo y estamos enfocados con láser en hacer de Arizona el mejor lugar para vivir, trabajar y formar una familia cuando crucemos la línea de meta en noviembre”.

En reciente entrevista con Prensa Arizona, Hobbs manifestó que pese a que el caso de Talonya Adams afectó su percepción ante los votantes, se ha disculpado públicamente y su campaña se enfoca en la inclusividad.

“De ser electa gobernadora, nos aseguraremos de tener una digna representación de todas las comunidades de nuestro estado en el gobierno estatal”, aseguró.

Por otra parte señaló que la defensa de los electores, la educación, salud pública y crecimiento económico son parte de sus propuestas y planes para gobernar Arizona.

Ataca Aaron Lieberman

Sin embargo, la campaña demócrata se empieza a calentar, a medida que avanzan los tiempos electorales y el también aspirante Aaron Lieberman atacó fuerte a Hobbs asegurando incluso que un voto por ella es como si fuera por la radical aspirante trumpista Kari Lake.

“La verdad del asunto es que el dinero no es el problema para la secretaria Hobbs, el problema es el veredicto de discriminación racial en su contra que salió en noviembre, lo que significa que será casi imposible que gane una elección general. Aún más preocupante es el simple hecho de que si Katie Hobbs es la candidata demócrata a gobernadora, pondrá en riesgo a los demócratas en la boleta electoral. Esa es la razón por la que mi campaña aumentó hacia fines de año, mientras que la de Katie se ha estancado. Los números no mienten”, aseguró Lieberman.

“Un voto por Katie Hobbs en las primarias es un voto por Kari Lake como gobernadora”, remató.

“Notablemente ausente de la declaración pública de Katie Hobbs está lo que planteó desde el veredicto del jurado que la estableció como la figura central en el despido de Talonya Adams y el posterior caso exitoso de discriminación. Informamos que recaudamos $350,000 solo en diciembre y, por el silencio de Katie, solo podemos suponer que superamos su campaña en la recta final del año”, finalizó.