Phoenix se comprometió a invertir más de $5.7 millones para tomar medidas enérgicas contra los vecindarios que, según los residentes, se han visto invadidos por traficantes de drogas y vándalos.

El concejo municipal votó 7-1 el miércoles para implementar un nuevo plan de seguridad que se enfoca en la sección de 27th Avenue que corre entre Indian School Road y Northern Avenue.

El plan también dedica recursos alrededor de Metrocenter Mall y Bell Road.

Conocido como el “Corredor de la Avenida 27”, la ciudad planea introducir nuevas estrategias durante los próximos dos años que intentan reducir el crimen aumentando la aplicación de la ley y limpiando el deterioro.

“El corredor de la Avenida 27 es constantemente una fuente de delitos violentos, prostitución, uso de drogas, deterioro y otras preocupaciones sobre la calidad de vida”, afirman los registros de la ciudad. “La facilidad de acceso a la I-17, en combinación con hoteles, moteles y complejos de apartamentos mal administrados, crea un entorno en el que el crimen puede florecer con pocos impedimentos”.

El plan de Phoenix incluye la contratación de tres “fiscales comunitarios” para trabajar con las fuerzas del orden mediante la revisión de registros y la redacción de alegatos legales. También se crearán cuatro puestos de asistente de policía para ayudar a los oficiales juramentados de la ciudad.

Se creará otro puesto de inspector de código para denunciar infracciones

de deterioro y vandalismo detectadas a lo largo de 27th Avenue.

El plan también requiere gastar $225,000 en la instalación de más luces a lo

largo de los pasos subterráneos de la Interestatal 17.

Muchos residentes hablaron a favor del plan de seguridad y le dijeron al

consejo que su vecindario necesita desesperadamente más recursos para reducir el crimen.

Los residentes describieron vivir bajo el constante bombardeo de disparos y helicópteros de la policía. Otros recordaron haber visto tratos de drogas y haber encontrado agujas sucias en las calles.

“Ya no queremos vivir así”, dijo un residente al consejo durante la reunión del miércoles.

La concejal Betty Guardado rompió en llanto antes de votar a favor del plan,

afirmando que se identifica profundamente con las familias que no se sienten seguras en su comunidad.

“Este no es un movimiento político… Se trata de las familias. Se trata de que les brindemos la seguridad que necesitan”, dijo Guardado.

El concejal Carlos García, el único concejal que votó en contra del plan,

se opuso a la cantidad de fondos que se dedicaron a la vigilancia y el cumplimiento.

“[Deberíamos] hacer algo más que tratar de encerrar a la gente”, dijo García.

Los documentos de la ciudad muestran que la iniciativa de seguridad enfatizará

la incorporación de tecnología como lectores de matrículas móviles y cámaras fijas instaladas temporalmente para acabar con el crimen. Así como “proporcionar mayores operaciones encubiertas” dedicadas a investigar narcóticos y trata de personas.