Los alquileres altísimos en el área metropolitana de Phoenix y en todo el estado han dado lugar a una nueva propuesta en la Legislatura que prohibiría a las ciudades y pueblos imponer un impuesto sobre el alquiler de viviendas y apartamentos.

La representante republicana Shawnna Bolick de Phoenix dijo que su propuesta de ley, agregada como una enmienda de último minuto de “cancelar todo” en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara que ella preside, brindaría un pequeño alivio a los inquilinos que han visto cómo las rentas del área metropolitana de Phoenix se disparan del 15% al 30%, según el tamaño y la ubicación, en el último año. Se pronostica que aumentarán un 20% adicional este año.

Pero los representantes de las ciudades dicen que eliminar los $152 millones en ingresos por impuestos de alquiler recaudados por 71 de las 91 ciudades de Arizona ayudaría poco a las personas que han visto dispararse sus pagos de alquiler. Y argumentaron que recortar los ingresos daría como resultado que las ciudades aumentaran otros impuestos o recortaran servicios.

“Si se aprobara este proyecto de ley, solo hay dos escenarios que un alcalde y un concejo tendrían que tomar”, dijo al comité Tom Savage, cabildero de la Liga de Ciudades y Pueblos de Arizona. “Realmente no hay otra opción”.

“Ambas opciones impactan a esos mismos inquilinos a los que este proyecto de ley pretende ayudar”, dijo Savage en una entrevista.

La propuesta de Bolick fue aprobada por su comité el miércoles en una votación de línea partidaria con la oposición de los demócratas.

Las tasas impositivas entre las ciudades que cobran el impuesto oscilan entre el 1% y el 4% del alquiler total.

Savage señaló que en Phoenix, que impone un impuesto de alquiler del 2,3 %, una persona que pague $1000 de alquiler vería un ahorro de solo $23. Y el proyecto de ley, tal como está escrito, no requiere que ese dinero regrese al inquilino, aunque Bolick se comprometió a agregar una disposición que lo exija si es necesario.

Pero Bolick y otros partidarios republicanos de la legislación dijeron que las ciudades están nadando en efectivo, en parte debido a una ley estatal de 2018 que requería que se recaudaran impuestos sobre las ventas de los bienes comprados en línea y debido a los fondos federales de alivio del coronavirus. Ella dijo que las ciudades deberían “aprender a vivir dentro de sus posibilidades”.

Los $ 152 millones en ingresos por impuestos municipales son recaudados por ciudades individuales, que van desde aproximadamente $ 60 millones en Phoenix el año pasado hasta $ 1,900 recaudados por la pequeña ciudad de Taylor en el condado de Navajo.