El fiscal general Mark Brnovich advirtió a los arizonenses sobre una peligrosa tendencia que está teniendo lugar en la frontera sur.

Brnovich dijo que la tendencia involucra a  conductores, incluyendo a adolescentes de Arizona, que transportan a inmigrantes indocumentados para los carteles de la droga en “carros cargados” .

Brnovich dijo que, a los conductores, quienes están siendo reclutados en redes sociales, les ofrecen hasta $2,000 por persona que recojan en la frontera y luego la lleven al norte, a una ubicación específica.

El trato esta afectado a personas del valle y hombres y mujeres de todas las edades de fuera del estado quienes vienen a Arizona a aprovecharse de los viajes para el cartel, dijo el fiscal general.

Brnovich agregó que su oficina trabaja con “Operation Safe Streets”, un cuerpo especial que incluye agencias locales, estatales y federales para poner mano dura al tráfico ilegal de personas y la condición imprudente que sucede cuando los conductores intentan huir.

La Oficina del Alguacil del Condado Cochise (CCSO por sus siglas en inglés) dijo que hay alrededor de mil contrabandistas por mes que llegan a la frontera. CCSO agregó que la fuerza especial detiene entre dos y 10 caros cargados diariamente, lo cual en ocasiones termina en peligrosas o mortales persecuciones que ponen a los arizonenses en riesgo.

Mark Dannels, alguacil del condado Cochise dijo que los inmigrantes indocumentados están siendo entregados a la Patrulla Fronteriza y que casi todos los carros cargados incautados.

Los conductores enfrentan varios cargos, incluyendo secuestro, huida ilegal y no detenerse. Casi todos los conductores que han sido detenidos son ciudadanos estadounidenses, agregaron las autoridades.