Con Juan Gabriel se llora y se ríe, se sufre y se goza y si no lo creen, pregúntenle a quienes llenaron todas las presentaciones del Ballet Arizona en el Simphony Hall el pasado fin de semana para la puesta en escena del su histórico concierto en el Palacio de Bellas Artes de México.

La herencia musical del “Divo de Juárez” resonó durante Juan Gabriel, un espectáculo coreográfico basado en la obra del cantautor y montada por  Ib Andersen, director de la compañía, quien se sintió inspirado por el concierto que el compositor ofreció en el Palacio de Bellas Artes, en 1990.

Juan Acereto, representante en Estados Unidos del alcalde de Ciudad Juárez, Chihuahua, estuvo presente en el recital y expresó el interés por llevar el espectáculo a Las Cruces, Nuevo México, El Paso, Texas y desde luego el terruño de Juan Gabriel.

En definitiva, una puesta en escena muy conmovedora y con el sabor latino de miles de personas coreando y aplaudiendo las canciones clásicas del Divo de Juárez, uno de los más grandes artistas de la música mexicana.