Un hombre del Valle no permitirá que las quemaduras le impidan casarse con su prometida, incluso si tiene que caminar hacia el altar.

Keeve Crosby, de 23 años, estaba a dos semanas de casarse con Taylor Buffelen cuando comenzó un incendio en su apartamento.

“Fue a mover la olla que tenía el aceite y cuando llegó, estalló en llamas”, dijo Buffelen.

Crosby sufrió quemaduras de tercer grado en las piernas y las manos y está recibiendo injerto de piel.

Buffelen dijo que adquirió una deuda de $86,000 en facturas médicas.

“Eso es como dos años de ingresos”, dijo Buffelen.

Crosby no tiene seguro médico ya que los beneficios de su nuevo trabajo aún no han comenzado. En abril, comenzó un nuevo trabajo como conductor de camiones de cemento.

“Da miedo”, comentó Buffelen.

A pesar de que aún se está recuperando de sus heridas, Crosby decidió continuar con la boda planeada para el sábado.

“Tener a alguien que me ame tanto…Nunca he estado más seguro de nada en mi vida. Nunca”, aseveró Buffelen.

La pareja aún no sabe cómo pagarán la factura médica de Crosby o cuándo Crosby podrá volver a trabajar.

“Pensamos que estábamos siendo proactivos y luego sucedió esto”, dijo Buffelen.

La pareja tiene un GoFundMe para poder solventar los gastos médicos.