Un juez federal acordó acortar la libertad condicional del alguacil del condado de Yavapai, David Rhodes, quien se declaró culpable de operar un bote bajo la influencia del alcohol.

Rhodes recibió un año de libertad condicional supervisada en diciembre por delitos menores en Lake Powell en la frontera entre Utah y Arizona.

La jueza magistrada estadounidense Camille Bibles en Flagstaff firmó una orden el jueves, acordando terminar el tiempo de libertad condicional de Rhodes. Un fiscal federal no se opuso.

Un abogado de Rhodes, Stephen Glazer, había presentado una solicitud a principios de esta semana para acortar la sentencia.

Dijo que Rhodes no ha violado la ley desde que fue citado en agosto pasado. Rhodes también se ha mantenido en contacto con el departamento de libertad condicional, completó una clase de concientización sobre el alcohol y pagó todas las multas.

El sheriff republicano de primer término es un veterano de casi 30 años en la Oficina del Sheriff del condado de Yavapai.

Rhodes estaba bebiendo mientras navegaba con su familia en el lago mientras otra persona manejaba el bote. Más tarde ese mismo día, unos amigos en otro barco tuvieron problemas para atracar y Rhodes accedió a ayudar. Los informes muestran que hizo al menos tres intentos de atracar el barco y dañó otras dos embarcaciones en el proceso.

Rhodes ha dicho que es una decisión que lamenta profundamente. Emitió una declaración días después de haber sido citado, reconociendo haber actuado mal.

Rhodes recibió dos citaciones: una por operar un bote bajo la influencia y otra por operar con un contenido de alcohol en la sangre de al menos 0.08%, el límite legal máximo para conducir vehículos en Arizona.

Como sheriff, Rhodes solo es responsable ante el público. No puede ser disciplinado o despedido.