La fundación “Padres y Parientes de Víctimas de Crimen” y el movimiento “March For Our Lives” preparan una gran manifestación contra los incidentes violentos que han azotado al país en fechas recientes, y para exigir a los gobernantes federales y estatales que actúen en lugar de enfocarse en discursos.

Los organizadores informaron a Prensa Arizona que la concentración masiva será el sábado 11 de junio a las 5 de la tarde en la explanada del Capitolio Estatal, y extienden la invitación a asistir a personas de todas las edades, afiliación política, estrato social o creencia religiosa.

José Guzmán, uno de los coordinadores, hizo un llamado a la unidad para enfrentar esta crisis de inseguridad reflejada en los tiroteos masivos y masacres: “Este es un llamado urgente a unirnos como hermanos, que dejemos a un lado cualquier diferencia y nos mantengamos firmes en estos momentos difíciles”.

Agregó que el objetivo de la marcha es expresar un rechazo contundente y generalizado a la violencia en cualquiera de sus formas; asimismo, exigir a autoridades de todos los niveles que pasen de los discursos a las acciones, y que asuman su responsabilidad de brindar seguridad a la población.

Guzmán señaló que será un llamado de atención a los políticos para que de una vez por todas hagan a un lado sus diferencias, su partidismo sin sentido y demuestren que son capaces de cumplir sus responsabilidades como oficiales electos y representantes de los que los eligieron.

Menos politiquería y más acción, menos palabrería y más hechos concretos, y que sepan que los votantes son quienes los pusieron en los puestos que ocupan, pero les exigen que hagan algo ya para frenar esta escalada de tiroteos y masacres.