Activistas latinos se dijeron hartos de políticos de los distintos niveles que se preocupan más por conservar sus puestos de elección y cotos de poder, que por velar por los intereses, el bienestar y la seguridad de la ciudadanía.

Por ello exigen que se enfoquen en asuntos en asuntos que requieren atención inmediata, como lo es el de la violencia y los tiroteos masivos que se han multiplicado en el país.

“Es una vergüenza que muchos de los políticos todos los niveles desde gobernadores, senadores, congresistas, representantes estatales y otros andan más preocupados por ganar las elecciones mientras siguen ocurriendo tragedias en las que mueren víctimas inocentes”, aseveró el Tommy Espinoza, uno de los líderes hispanos más prominentes de Arizona y el país.

Cabe mencionar que este año habrá elecciones para renovar la Cámara de Representantes y el Senado a nivel federal; asimismo, en Arizona como en otros estados también habrá comicios para gobernador, procurador general y otros puestos de primer nivel, así como para senadores y  diputados estatales, por lo que muchos de los políticos hacen todo lo posible para ganar uno de esos puestos y otros para reelegirse, ninguno quiere quedarse atrás en su campaña, y buscan por todos los medios el voto de los ciudadanos.

En referencia a la masacre de Uvalde, Texas, donde fueron asesinados 19 niños de primaria y dos maestras dijo: “Es muy triste, comparto el dolor de esas familias, de esos padres; esto ya llegó muy lejos, están matando a nuestros niños”.

Sin referirse a ninguno por su nombre, criticó la inacción de los políticos en Washington y de los locales en varios estados, incluido Arizona, porque no hacen nada para establecer leyes efectivas para un control más estricto en la venta de armas.

“Se supone que son los líderes, los que velan por la comunidad, para eso están, para servir a la comunidad y si no pueden cumplir su trabajo pues que se vayan”, expresó en tono enérgico el fundador y director de Raza Development Fund en entrevista con Prensa Arizona.

Tommy Espinoza advirtió que si el Congreso y el Senado continúan con sus politiquerías y no se ponen de acuerdo para aprobar leyes que eviten que cualquier individuo pueda comprar armas, sin que incluso le verifiquen sus antecedentes, como ocurre actualmente en Arizona, podrían pasar cosas peores.

A los legisladores federales y estatales, tanto senadores como diputados, quienes son los que pueden legislar sobre la venta de armas de fuego les dijo: “Como representantes que fueron elegidos por los votantes tienen que actuar, ponerse a trabajar y hacer algo porque esto se puede poner peor”.

Y remató: “Ya estamos cansados de los mismos políticos, las mismas caras, que cuando pasan estas cosas buscan salir en la televisión y en la prensa para según ellos expresar su apoyo a las familias de las víctimas, y algunos hasta llorando, pero no toman acción y las leyes sobre las armas no cambian”.

Espinoza, quien fue una de las principales figuras del movimiento chicano de los años 60 en Arizona, subrayó que además de la irresponsabilidad, indiferencia y falta de compromiso de ciertos políticos ante la grave situación de violencia en el país, debido a la proliferación de armas de alto poder en las calles, en la sociedad norteamericana se han perdido valores fundamentales como el respeto por la vida y la dignidad humanas, sobre todo entre los jóvenes.

“Esto es un problema en todo el país, estas cosas de individuos enfermos armados matando niños es consecuencia de haber sacado a Dios de nuestra vida. Tenemos que reflexionar, volver a Él y que sea el rija nuestras vidas”, afirmó el activista social.

Hechos, no discursos bonitos

Por su parte José Guzmán, fundador y director de la fundación Padres y Parientes de Víctimas de Crímenes, también fustigó a los políticos, en particular a los congresistas y senadores federales porque mientras los tiroteos y masacres en escuelas, centros comerciales y hasta iglesias siguen ocurriendo, ellos no han sido capaces o no han tenido la voluntad para elaborar leyes que regulen la venta de armas.

Señaló: “Queremos hechos, no discursos bonitos, y si no pueden que dejen el puesto y se vayan a trabajar al campo o de albañiles”.

Guzmán también acusó a los políticos: “De preocuparse más por cuidar su puesto que a la propia ciudadanía, por eso andan más ocupados en sus campañas en lugar de ponerse a trabajar en legislar un mayor control de armas, para evitar que lleguen manos de individuos peligrosos y desequilibrados como el joven de Texas que masacro a los niños y sus maestras”.

Van 212 tiroteos en 2022

Según el Archivo de la Violencia Armada o Gun Violence Archive (GVA, por sus siglas en inglés) ha habido al menos 212 tiroteos masivos en Estados Unidos este año hasta ahora.

Dos grandes masacres enlutan a la sociedad estadounidense: la de Buffalo, en la que un joven de 18 años asesinó a 18 personas, y la de Uvalde, Texas, en la que otro joven de 18 años mató a 19 alumnos y dos maestras en una escuela.