Seamos sinceros; es bien sabido que los hombres no frecuentan el consultorio del médico. Siendo muy optimistas, solo un tercio de los hombres hispanos tienen un lugar establecido para recibir atención médica. Pero ¿qué hacen los otros dos tercios? Estadísticamente nada, hasta que algo se pone tan mal con su salud que tienen que ir a urgencias o a la sala de emergencias. Si usted es hombre (o conoce uno) que aún no tiene un médico de atención primaria, es hora de tomar acción y encontrar un doctor de su confianza.

Usted puede elegir

“He tenido pacientes cuyas esposas prácticamente los han arrastrado a verme”, dijo el Dr. Seth Dubry, director médico sénior de Equality Health. “No hay vergüenza en obtener ayuda de alguien. Tener un médico de cuidado primario es muy importante, ya que es alguien en quien usted pude confiar y con quien puede hablar. Si no es por usted, entonces hágalo por su familia. Si tienes esposa e hijos y quiere estar cerca de ellos, tiene que cuidarse”.

El hecho de que le asignen un médico y ustedes dos no hagan “click” no significa que tenga que quedarse con ese médico. Usted puede elegir.

“El paciente es el que manda”, dijo Dubry, “porque finalmente es quien toma la decisión final. Pero al menos tengan algún tipo de asociación en la que puedan discutir cosas y tengan respeto y comprensión mutuos”.

Obtenga lo mejor

Nunca obtendrá la mejor atención médica si solo acude a la atención de urgencia, donde el objetivo es manejar la dolencia y estabilizarlo. No solo puede ver a alguien diferente cada vez que acuda por una molestia, sino que cada clínica tiene diferentes sistemas de registros médicos y no conocerán su historial médico.

La misma situación ocurre con las salas de emergencia. Incluso si acude debido a una verdadera emergencia, como si se hubiera lesionado la espalda y no pudiera caminar, no obtendrá la atención personalizada que necesita.

“El departamento de emergencias (ED) no está diseñada para cuidar a la persona en su totalidad”, dijo Dubry. “El ED no está equipado para ayudar si tiene otros problemas. Es posible que no sepan que lo han despedido recientemente del trabajo y lo deriven a servicios comunitarios. O es posible que no sepan que esto lo tiene profundamente angustiado y que no puedan ayudarlo a ver a alguien que entienda los problemas de salud mental. Su proveedor de atención primaria tiene una gama mucho más amplia de cosas que puede manejar y comprender”.

Salud completa

El cuidado de la “persona en su totalidad” significa su salud física, mental y espiritual. Comencemos con lo físico.

Las enfermedades cardíacas, el cáncer, las lesiones no intencionales y la diabetes son las principales causas de muerte de los hombres hispanos en Arizona. La genética juega un papel importante en su riesgo de contraer alguna de estas enfermedades. Por ejemplo, si sus padres tenían diabetes, usted también la podría desarrollar.

“Pero eso solo cuenta una parte de la historia”, dijo Dubry. “La otra parte de la historia es la falta de acceso a una atención médica primaria de calidad, que también juega un papel muy importante. Supongamos que su padre tuvo un ataque cardíaco a los 50 años. Su proveedor de atención primaria comprenderá su riesgo y controlará su nivel de colesterol, controlará su aumento de peso, controlará si fuma y lo ayudará a mantener un estilo de vida saludable. Entonces, si bien puede tener una predisposición genética a contraer una afección, eso se puede evitar si tiene a alguien que lo ayude a llevar un estilo de vida saludable”.

Tómelo con calma

Estas enfermedades pueden afectar la salud del comportamiento porque la mente, el cuerpo y el espíritu están todos conectados.

“Sabemos que las personas que contraen enfermedades crónicas se deprimen o se ponen ansiosas por esas condiciones”, explicó Dubry. “También sabemos que las personas que están deprimidas tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad crónica. Así que a menudo hablo de la conexión mente-espíritu-cuerpo donde cuidar tu cuerpo, cuidar tu mente, alimentar tu alma, todo trabaja en conjunto para un resultado saludable a largo plazo”.

Una buena forma de cuidar esa conexión es llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio y evitar conductas de riesgo, y esto incluye el beber, fumar y la ira descontrolada. Lo que comienza con un cigarrillo para adaptarse, una inyección para calmar la ansiedad o golpear la pared con el puño pueden convertirse en hábitos dañinos para la vida, y por lo tanto también para su cuerpo.

“Las personas que se enojan pueden deprimirse, ponerse ansiosas y arremeter contra cualquiera”, dijo Dubry. “Por eso es importante tener a alguien con quien hablar. Está bien decir: ‘Esto apesta y estoy enojado por esto y quiero golpear una pared’. Pero en lugar de hacer eso, es más seguro si hablo con alguien. Tómese cinco o 10 minutos para inhalar profundamente y exhalar lenta y profundamente. Ponerse agresivo solo empeora las cosas”.

Obtener ayuda, ya sea para su cuerpo o su mente, puede mejorar las cosas. Pero no lo sabrás hasta que usted lo haga. Para encontrar el médico de cuidado primario adecuado para usted, comuníquese al número que se encuentra en la tarjeta de su plan de seguro médico o llame a Equality Health hoy mismo.