La Legislatura sin avances las negociaciones sobre el presupuesto para el estado.

Un presupuesto de $15,600 millones elaborado por los republicanos obtuvo la aprobación en el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes solo para detenerse en seco en el Senado, donde los líderes republicanos acusaron a sus propios colegas de la Cámara de romper un acuerdo para promover proyectos de ley no relacionados.

David Gowan, republicano de Sierra Vista, acusó al presidente del Comité de Reglas de la Cámara de Representantes, Travis Grantham, de romper un acuerdo que la Cámara de Representantes y el Senado habían alcanzado para sacar algunos proyectos de ley del Senado del comité de Grantham para que pudieran pasar al pleno para su consideración.

Debido a que eso no sucedió cuando el Comité de Reglas se reunió a primera hora de la tarde, Gowan dijo que la Cámara había “renegado de sus acuerdos” y que su comité no actuaría sobre el presupuesto.

Todo eso deja incierto el destino del presupuesto, incluso cuando el estado se precipita hacia un cierre del gobierno el 1 de julio si no se cuenta con un plan de gastos.

El representante César Chávez, D-Phoenix, votó a favor del paquete presupuestario y explicó que respaldaba el presupuesto para garantizar que no se cerrara el gobierno el 1 de julio y que el presupuesto elaborado por los republicanos era mejor que no tener presupuesto.

Los republicanos necesitan desesperadamente que los demócratas apoyen el presupuesto, ya que varios de  sus colegas de partido han dicho públicamente que se oponen, y con una mayoría de un solo voto en ambas cámaras legislativas.

Pero en una declaración en Twitter después del comité, Chávez pareció dar marcha atrás y escribió que no estaba comprometido a votar por el presupuesto cuando sea considerado por la cámara en pleno, y que votaría en contra si el terreno común sobre el financiamiento de la educación no pudiera ser alcanzado entre los dos lados.

En el Senado, Michelle Ugenti-Rita, republicana de Scottsdale, dijo que no apoyaría el aumento del gasto estatal.

“No puedo pensar en nada más irresponsable desde el punto de vista fiscal que gastar imprudentemente mientras los arizonenses luchan por mantenerse al día con la aplastante inflación. No se puede gastar para salir de una recesión que se avecina”, escribió en Twitter.

El presupuesto incluye nuevos fondos para la educación K-12, aumentos salariales para todos los empleados estatales, mayor gasto en educación superior, dinero para abordar la escasez de enfermeras en Arizona y más.

También da cuenta de un proyecto de ley separado que gastará $ 335 millones en seguridad fronteriza, incluida la construcción de un muro fronterizo.

Pero los demócratas en los paneles legislativos se quejaron de cómo los republicanos optaron por gastar el superávit presupuestario récord del estado, que los analistas presupuestarios ahora fijan en casi $ 5.7 mil millones, frente a los $ 5.3 mil millones hace solo un par de meses, y les suplicaron que participaran en negociaciones bipartidistas serias.