Los legisladores republicanos Shawna Bolick y Walter Blackman durante la audiencia de supuesto fraude electoral.

La senadora republicana Kelly Townsend pidió a los “vigilantes” que espíen a quienes depositan boletas anticipadas en las urnas electorales para las elecciones de este año, implorándoles que usen cámaras ocultas y sigan a los votantes hasta sus automóviles en un esfuerzo por erradicar el fraude no probado alegado por un grupo conservador que pretende restringir el voto.

“Me ha complacido mucho escuchar acerca de todos los vigilantes que quieren acampar en estos buzones”, dijo la senadora Kelly Townsend, republicana de Apache Junction, al final de una audiencia legislativa de casi dos horas por True the Vote, un grupo conservador que apoya leyes electorales restrictivas para combatir el supuesto fraude electoral masivo.

“Vamos a tener cámaras de seguimiento ocultas, vamos a tener personas estacionadas ahí afuera observándote y te seguirán hasta tu auto y obtendrán tu placa, así que no lo intentes. No lo intentes más”, agregó Townsend.

Las afirmaciones de True the Vote están en el centro de “2000 Mules”, una controvertida película del cineasta conservador Dinesh D’Souza quien, afirma haber encontrado presuntas “mulas” en Arizona, que habían ayudado en la supuesta recolección de boletas u otros actos nefastos no especificados.

Las acusaciones se han vuelto ampliamente conocidas, pues la película alega que, mediante el uso de datos de geolocalización, pudieron rastrear “mulas de boletas” para depositar buzones y alegan falsamente que se les pagó a las personas por llenar las urnas con papeletas a favor de Biden.

La práctica, conocida como cosecha de votos, es ilegal en Arizona y en muchos otros estados.

Un análisis de las afirmaciones de la película realizado por la prensa encontró numerosos problemas con el análisis de datos que D’Souza y True the Vote realizaron para llegar a sus conclusiones.

Por ejemplo, no se contabilizan las personas con múltiples dispositivos móviles que podrían crear pings en los datos de geolocalización o las personas que son trabajadores electorales o de campaña que conducirían por áreas donde se encuentran los buzones de forma regular; otros verificadores también han realizado análisis independientes y han encontrado que son fundamentalmente defectuosas.

D’Souza y True the Vote han afirmado erróneamente que su película había estimulado la acción en el mundo real y que el alguacil de Yuma estaba investigando, algo que fue desmentido por la propia autoridad.

Townsend también había solicitado a cualquier persona que observara una supuesta “mula de boletas” se presentara como denunciante ante el Senado de Arizona y les ofrecería protección, aunque no es una agencia de aplicación de la ley.

El llamado a la acción de vigilantes podría conducir a la violencia, como sucedió en 2020 cuando un investigador privado y ex oficial de policía contratado por un activista de extrema derecha para descubrir la fuente de supuestas boletas electorales fraudulentas estrelló intencionalmente su automóvil contra una camioneta en Texas y luego retuvo el conductor, un reparador de aire acondicionado, a punta de pistola, creyendo erróneamente que transportaba cajas de boletas.

Right Side Broadcasting Network, una red pro-Trump que elude constantemente las violaciones de los Términos de servicio de YouTube por desinformación, entrevistó a una letanía de miembros prominentes del Partido Republicano de Arizona antes de transmitir en vivo la audiencia.

“Estaban bombeando boletas fraudulentas”, afirmó la candidata a gobernador Kari Lake, quien afirmó que el presidente Joe Biden no era el “presidente legítimo” debido a la “elección robada”, lo que ha sido rechazada por decenas de tribunales.

La presidenta del Partido Republicano de Arizona, Kelli Ward, también se hizo eco de Lake, compartió muchas afirmaciones sin fundamento y arremetió contra sus compañeros republicanos que no compartían sus creencias.

“Son mentirosos, son tramposos y quieren robarse otra elección”, dijo Ward a RBSN sobre sus compañeros republicanos que creen que Biden ganó la elección, pero agregó que las “mulas” eran miembros de “antifa” y “BLM”, aunque no presentó evidencia para probar su afirmación.

“Buscan traer el globalismo, buscan destruir nuestra constitución”, dijo Townsend durante la oración de apertura de la audiencia.

La teoría de la conspiración globalista es de extrema derecha con raíces en el antisemitismo y, a menudo, también está relacionada con la idea de un “Nuevo Orden Mundial” con el pueblo judío en el centro de la conspiración.

La fundadora de Phillips y True the Vote, Catherine Engelbrecht, no dio a conocer el nombre de las organizaciones sin fines de lucro que, según afirmaron, estaban pagando “mulas” para manipular las elecciones. Tampoco dijeron cómo llegaron a hacer su análisis de datos, alegando que era “propietario”.

“Sabemos que los funcionarios electorales se confabularon con los funcionarios judiciales en 2020”, dijo la representante Shawnna Bolick, republicana de Phoenix, y agregó que cambiaron los procedimientos electorales “bajo la apariencia” de COVID-19. Sin embargo, los procedimientos electorales en Arizona no cambiaron durante la pandemia.

Bolick, quien se postula para secretaria de Estado, alentó llamó a los verificadores de hechos “terroristas periodísticos”.

En tanto, Kelly Ward, el líder del Partido Republicano estatal, aprovechó el comentario y llamó “terroristas” a los periodistas que cubrían la audiencia.

“Los principales medios de comunicación son terroristas domésticos”, tuiteó la cuenta de Twitter del Partido Republicano de Arizona unos minutos después, aunque fue eliminado más tarde.