Como residentes de Arizona, saben lo insoportable que puede ser el calor durante el verano. Y, el hecho de que Arizona sea uno de los lugares más calurosos de la tierra de mayo a septiembre podría no sorprenderte. Pero no solo eso, el calor en Arizona está empeorando, nuestro estado sigue reportando un calor récord. 

 

Según el Servicio Meteorológico Nacional, se proyecta que la gravedad de las altas temperaturas en Arizona será común dentro de 20-40 años. Y, desafortunadamente, los informes de muertes causadas por el calor extremo reportados en nuestro estado siguen creciendo. Las estadísticas del Departamento de Servicios de Salud de Arizona muestran que, año tras año, casi 3,000 personas visitan las salas de emergencia debido a enfermedades relacionadas con el calor. En el verano de 2021, hubo 113 muertes confirmadas asociadas al calor en el condado de Maricopa. 

 

Las familias en Arizona batallan para mantener sus hogares frescos durante el verano. Las facturas de electricidad no son baratas en Arizona. En el verano de 2018, los arizonenses pagaron en promedio $476.83 para enfriar sus hogares, más de tres veces el promedio nacional, según Sense, una compañía de administración de energía residencial.  

 

Debido a este calor extremo y muertes, se estableció la  moratoria de verano, prohibiendo las desconexiones de servicios públicos del 1 de junio al 15 de octubre. Sin embargo, esta ley es solo un alivio temporal. Todas las facturas de servicios públicos seguirán acumulándose en la cuenta de los clientes y deberán ser pagadas por el mismo. 

 

Pero ahora, las familias de Arizona pueden obtener cierto alivio para asegurarse de que sus hogares estén frescos y que sus familias estén a salvo del calor insoportable este verano. Arizona recibirá $3.5 millones adicionales, lo que elevará el total para el estado, incluidos los fondos del Plan Americano de Rescate, a $55 millones en fondos del Programa de Asistencia de Energía para Hogares de Bajos Ingresos (LIHEAP, por sus siglas en inglés). Esto es un recurso increíble para nuestras comunidades; es importante que aprendan quién puede calificar y cómo pueden solicitar la ayuda que necesitan para evitar cualquier fatalidad. 

 

Las familias están batallando y nadie debería tener que tomar la decisión de pagar su electricidad o poner comida en su mesa. Creemos que su audiencia estarán muy interesados en obtener más información sobre esta asistencia e LIHEAP para reducir sus facturas de servicios públicos.