El gobierno de los Estados Unidos, específicamente el Presidente  y el Congreso, son de alguna manera responsables por la más reciente tragedia ocurrida en San Antonio, Texas, donde 51 migrantes mexicanos y centroamericanos murieron asfixiados en un tráiler en el que eran transportados por “coyotes”.

Así lo señaló Patricio Smith, abogado y reconocido activista pro inmigrante, al acusar a Joe Biden y a los congresistas federales de no hacer nada ante la urgente necesidad de una reforma migratoria integral, que comience por legalizar a los 12 millones de indocumentados que ya viven en Estados Unidos, y que cree mecanismos para facilitar la entrada legal de trabajadores temporales, para que no caigan en el error de ingresar ilegalmente al país arriesgando sus vidas.

“Tenemos un Presidente y un Congreso inhumanos, insensibles ante el dolor de los pobres migrantes, quienes son víctimas de los carteles que se dedican al tráfico humano”, aseveró el también líder religioso en entrevista con Prensa Arizona.

“Estados Unidos, sobre todo después de la pandemia, tiene gran necesidad de trabajadores en muchas áreas; el Presidente y el Congreso (demócratas) han fallado en crear y proponer una reforma migratoria integral y razonable que pueda ser aprobada”, agregó.

Smith, quien es Cónsul Honorario de Chile en Arizona y reconocido por su activismo pro inmigrante, expresó compungido ante la tragedia ocurrida en Texas en lunes pasado: “Cuando lo vi en la televisión se quebró mi corazón, me causó mucho dolor y enojo saber que murieron hombres, mujeres y niños de una manera horrible”.

No había señales de que se proporcionara agua a los migrantes que quedaron atrapados dentro del tráiler durante el calor sofocante.

Prosiguió el entrevistado: “No puedo imaginar la muerte cruel y horrible de esos pobres migrantes, su desesperación gritando y pidiendo por ayuda sin que nadie pudiera oírlos mientras los ‘coyotes’ en lugar de abrir la puerta del tráiler los dejaron morir”.

El diplomático honorario del gobierno de Chile en Arizona recordó que tragedias como esa han ocurrido en el pasado reciente y podrán seguir ocurriendo.

“De esa manera los pobres migrantes no se pondrán en manos de los traficantes, no serán víctimas de los carteles que se están aprovechando de la necesidad de esas personas y la falta de leyes en los Estados Unidos”, enfatizó el abogado Smith.

Externó con tono de indignación: “Es triste, duele, me enoja ver que entre los muertos de San Antonio hubo hombres, mujeres, jóvenes y niños; es difícil creer que tragedias como esta no muevan el corazón de los políticos, del Presidente Biden y los congresistas”.

Patricio Smith remató: “Que se dejen de política, tragedias como la de San Antonio no distinguen partido, no saben de demócratas y republicanos, ocurren y podrían seguir ocurriendo, muertes de migrantes tan crueles y horribles como esas no deben seguir ocurriendo”.

Tres personas han sido arrestadas en relación con la tragedia y han sido puestas bajo la custodia del Departamento de Seguridad Nacional.

El jefe del Departamento de Bomberos de San Antonio, Charles Hood, dijo que no había señales de que se proporcionara agua a los migrantes que quedaron atrapados dentro del tráiler durante el calor sofocante.

Los remolques han sido una opción popular para el contrabando de inmigrantes a través de la frontera entre México y Estados Unidos desde al menos la década de 1990.

  Toman acciones

De acuerdo con un comunicado enviado a Prensa Arizona desde la Cancillería Mexicana, “se reunieron en la Embajada de México en Estados Unidos Blas Núñez Neto, Subsecretario interino de Política Fronteriza e Inmigración del Departamento de Seguridad Nacional (DHS); Mario Búcaro Flores, Canciller de Guatemala; Alfonso Quiñónez, Embajador de Guatemala en Estados Unidos; Esteban Moctezuma, Embajador de México en Estados Unidos; Roberto Velasco, Jefe de la Unidad para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores; Jesús Tamayo, agregado de la Fiscalía General de la República en la Embajada de México; Bu Soto, Encargado de Negocios de la Embajada de Honduras en EUA y miembros de sus equipos de trabajo, para coordinar una respuesta regional ante la tragedia ocurrida en San Antonio, Texas.

Al tiempo que reiteraron su profundo pesar por este lamentable suceso, todos los participantes acordaron:

Trabajar de manera conjunta para, en el ámbito de sus respectivas competencias, apoyar a las personas heridas y a las familias de las víctimas.

Ofrecer toda la cooperación y apoyo en las investigaciones que encabeza el gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Seguridad para llevar a los responsables ante la justicia.

Establecer un Grupo de Acción Inmediata para intercambiar información y trabajar de manera coordinada para desmantelar las redes de traficantes de personas.

Organizar, en fecha próxima, una reunión con el Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas y los Cancilleres de México, Guatemala y Honduras, para analizar qué acciones se pueden adoptar de manera conjunta a fin de atender a las víctimas, combatir las redes de tráfico de personas, prevenir este tipo de tragedias y fortalecer los canales formales para hacer de la migración una opción segura, ordenada regular y humana”.