Save America, sigue diariamente pidiendo contribuciones a los fanáticos de Donald Trump hasta la fecha, por medio de incesantes correos electrónicos, canalizando dinero de la clase trabajadora a organizaciones que benefician a los republicanos adinerados.

“Idiota”, “falso”, “completamente loco” y “separado de la realidad”.

Estas son solo algunas de las palabras que usaron casi una docena de exfuncionarios de la campaña de Trump, abogados de la Casa Blanca, líderes del Departamento de Justicia de Estados Unidos, abogados republicanos y funcionarios electorales republicanos para describir las afirmaciones falsas del expresidente sobre el fraude electoral tras su derrota en las elecciones de 2020.

Apareciendo en persona o a través de declaraciones pregrabadas ante el Comité de la Cámara de Representantes que investiga el ataque al Capitolio el 6 de enero, un funcionario republicano tras otro, incluido el propio Fiscal General de Donald Trump, Bill Barr, su abogado de la Casa Blanca, Eric Herschmann, y su propio el director de campaña Bill Stepien— testificó que le dijeron a Trump repetidamente que no había pruebas de fraude generalizado cuando perdió la presidencia ante Joe Biden.

Y, sin embargo, cada vez, Trump se negó a aceptar la verdad y en cambio, como el Comité comenzó a mostrar durante sus dos primeras audiencias, lanzó un ataque total contra las elecciones estadounidenses y conspiró para anular la voluntad de los votantes estadounidenses para beneficio personal.

Este esfuerzo incluyó más de 60 juicios, todos los cuales fueron desestimados por los tribunales excepto uno.

La campaña de Trump usó también la Gran Mentira para pedir dinero a sus partidarios y lo sigue haciendo, pero no la usó para impugnar los resultados de las elecciones de 2020, según el testimonio en la investigación del Comité de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos sobre el ataque del 6 de enero.

Otras conclusiones de las audiencias

1.- Trump estafó a sus seguidores con 250 millones de dólares ¡Y lo sigue haciendo!

El expresidente no solo hizo denuncias sobre fraude electoral y presentó demandas. Su campaña también envió innumerables propuestas de recaudación de fondos a sus seguidores, obteniendo más de $250 millones en donaciones entre el día de las elecciones de 2020 y enero de 2021.

A los partidarios se les dijo que el dinero se destinaría a impugnar los resultados de las elecciones a través del “Fondo de Defensa Electoral”, pero en realidad, ese fondo no existía. La mayor parte del dinero se destinó al “Save America PAC”, un PAC pro-Trump creado después de las elecciones de 2020.

“La gran mentira también fue la gran estafa”, dijo el lunes la representante estadounidense Zoe Lofgren, miembro del comité.

Como señaló Amanda Wick, asesora principal de investigación del comité, en un video, Save America PAC hizo millones de dólares en contribuciones a organizaciones pro-Trump, incluidas las dirigidas por su exjefe de personal, Mark Meadows. Trump Hotel Collection también recibió más de $200,000.

Save America sigue asediando a los fanáticos de Donald Trump enviándoles decenas de correos diarios en los que se expone la urgencia de apoyar la causa de los “patriotas” en contra de la izquierda radical y los demócratas que están “destruyendo el país”.

A Trump le dijeron una y otra vez, incluso sus asesores de mayor confianza, que había perdido. Y, sin embargo, como reveló la audiencia del lunes, el famoso multimillonario convertido en presidente continuó capitalizando la idea de que había sido víctima de un fraude electoral y canalizando dinero de sus propios partidarios de la clase trabajadora a organizaciones que benefician a los republicanos adinerados.

2.- Trump preparó el escenario para la Gran Mentira mucho antes de noviembre de 2020.

La audiencia hizo una crónica de los meses previos a noviembre de 2020, cuando Trump les dijo repetidamente a los estadounidenses que no aceptaría una derrota electoral. En abril de 2020, descartó la votación por correo por estar plagada de fraude. En una entrevista de julio con Fox News, se negó a aceptar los resultados de las elecciones. Más tarde ese mes, Trump amenazó con posponer las elecciones (aunque no pudo).

“La única forma en que vamos a perder esta elección”, afirmó en agosto, “es si esta elección está manipulada”. Dijo prácticamente lo mismo una semana después. En septiembre, se negó a comprometerse con una transferencia pacífica del poder.

“No habrá transferencia. Vamos a tener que ver qué pasa. Sabes que me he estado quejando mucho de las papeletas, y las papeletas son un desastre”, dijo.

3.- Después de las elecciones, la Casa Blanca se dividió cada vez más entre dos campos: “Equipo Normal” y “Equipo Rudy”.

Según el testimonio, Trump dejó de lado a cualquiera que intentara decirle la verdad sobre los resultados de las elecciones de 2020 y sólo escuchaba a los teóricos de la conspiración como Rudy Giuliani.

Giuliani, cuya inclinación a emborracharse durante este período quedó bien documentada durante la audiencia del lunes, se convirtió en el rostro de las mentiras electorales de Trump y alentó los peores impulsos del expresidente.

“No me importó ser caracterizado como parte del ‘Equipo Normal’, como comenzaron a hacer los reporteros en ese momento”, dijo Bill Stepien en una declaración en video.

“He estado haciendo esto durante mucho tiempo, 25 años. He abarcado ideologías políticas desde Trump a [John] McCain a Bush a [Chris] Christie y puedo trabajar bajo muchas circunstancias para una gran variedad de candidatos y políticos… Y creo que en el camino he construido una bastante buena reputación por ser honesto y profesional y no pensé que lo que estaba pasando fuera necesariamente honesto o profesional en ese momento”.

4.- El fiscal general de Trump pensó que estaba desconectado de la realidad.

Quizás no hubo un testigo estrella más grande el lunes que Bill Barr, un abogado archiconservador de toda la vida que se desempeñó como fiscal general de Trump.

Barr estuvo entre los que le dijeron a Trump que no había evidencia de fraude electoral. A medida que su jefe se obsesionaba cada vez más con demostrar que lo había y se aferraba a ejemplos cada vez más extravagantes de fraude, Barr dijo que Trump parecía estar perdiendo la comprensión de lo que era real.

“Pensé, muchacho, si realmente cree en estas cosas… se ha distanciado de la realidad si realmente cree en estas cosas”, dijo Barr en una declaración grabada en video.

También se dio cuenta de que, sin importar lo que él y otros hicieran para demostrarle a Trump que efectivamente había perdido, nunca lo aceptaría.

“Nunca hubo una indicación de interés en cuáles fueron los hechos reales”, dijo Barr.

5.- Trump puso en peligro a los funcionarios electorales.

Uno de los objetivos principales de Trump después de las elecciones de 2020 fue el excomisionado de la ciudad de Filadelfia, Al Schmidt, un republicano que supervisó las elecciones en la ciudad.

Trump, furioso por haber perdido Pensilvania, buscó culpar a Schmidt e invocó afirmaciones falsas sobre fraude electoral y gente muerta votando en Pensilvania.

“No solo no hubo evidencia de 8,000 votantes muertos votando en Pensilvania, no hubo evidencia de ocho”, dijo Schmidt en su testimonio el lunes.

Los ataques de Trump a Schmidt tuvieron un alto costo.

“Después de que el presidente me tuiteara por mi nombre, las amenazas se volvieron mucho más específicas, mucho más gráficas, e incluyeron no solo a mí por mi nombre, sino también a miembros de mi familia por mi nombre, sus edades, nuestra dirección, fotos de nuestra casa”, dijo Schmidt.