Casey Cravens ha combatido incendios y salvado hogares durante 13 años. No pude salvar a los suyos el pasado domingo.

Cravens encontró su vehículo recreativo incendiado en su campamento a las afueras de Flagstaff después de trabajar un turno de 14 horas luchando contra el fuego Pipeline.

Más tarde se enteraría de que sus dos perros rottweilers, llamados Ali y Junior, fueron encontrados muertos dentro del tráiler horas antes de que él llegara. Murieron por inhalación de humo.

“Miré a mi alrededor y Junior y Ali no estaban”, mencionó Cravens. “Me subí a la camioneta y comencé a gritar por Ali, por Junior. No hubo ninguna respuesta.”

Un cerrojo que estaba cerrado dentro en la RV está provocando preguntas.

Cravens dice que siempre deja la puerta y las ventanas abiertas para los perros cuando se va, pero los bomberos dicen que tuvieron que forzar la entrada a la casa rodante.

“Puedo decirles que el cerrojo no estaba cerrado”, mencionó Cravens refiriéndose a la entrada de la puerta principal del tráiler. “Tenían una salida antes de que nos fuéramos y cuando llegamos, el cerrojo estaba completamente cerrado”.

El nativo de Mississippi dijo que siempre dejaba las ventanas y la puerta abierta para Ali y Junior cuando iba a trabajar. Viajan con él desde que eran cachorros.