CIERRE DE HOSPITAL
El Hospital del Valle de Santa Cruz en el sur de Arizona anunció repentinamente que cerraría debido a dificultades financieras.

El cierre repentino del Hospital del Valle de Santa Cruz en Green Valley la semana pasada tiene a algunos ex pacientes preocupados por lo que significará para las personas que necesitan atención de urgencia.

Lisa Cogan es una de esas antiguas pacientes, sabe muy bien lo importante que fue el hospital para la región. Recientemente, mientras caminaba por Madera Canyon, se cayó y se rompió el tobillo. Fue una lesión grave que requirió cirugía, sufrió un fuerte sangrado.

Cogan dijo que a pesar de pedir a los médicos que la llevaran a Tucson, le dijeron que no podía perder el tiempo en llegar a un hospital. La llevaron al Hospital del Valle de Santa Cruz. Le preocupa lo que podría haber sido si el hospital no hubiera estado allí.

“Especialmente cuando tienes una emergencia como esa, quieres esa atención cerca”, dijo Cogan.

El hospital suspendió oficialmente los servicios el 30 de junio al mediodía, según el sitio web de la instalación.

También hablamos con Betty Finley, quien casi llora por el cierre del hospital. Le preocupa lo que hará la población anciana.

“Para mucha gente es una cuestión de vida o muerte. Especialmente, si se trata de un ataque al corazón o un derrame cerebral, es simplemente terrible”, dijo.

El hospital de 49 camas parece haber cerrado debido a dificultades financieras. La medida se produjo poco después de que fracasara un acuerdo negociado durante mucho tiempo para que TMC se hiciera cargo.

Ahora, alrededor de 300 empleados se quedan sin trabajo. El 27 de junio, el hospital emitió una ley WARN requerida por el gobierno federal. La ley requiere un aviso de 60 días de cualquier despido masivo inminente, según la ley, los empleados deben recibir su pago hasta el 20 de agosto.

El cierre repentino no solo está afectando a los pacientes, sino también a los socorristas que intentan que los pacientes reciban atención inmediata.

El Distrito de Bomberos de Tubac ahora está en el proceso de identificar cómo el cierre aumentará sus tiempos de respuesta. 

El subjefe de bomberos Ben Guerrero dijo que más de la mitad de sus transportes regulares serían llevados al Hospital del Valle de Santa Cruz, pero ahora la opción más cercana es la ubicación del Hospital del Noroeste en Sahuarita. Con la distancia y los retrasos en el tráfico, teme que eso podría aumentar en gran medida su tiempo de respuesta promedio de 90 minutos y atascar su número limitado de unidades.

“¿Qué podemos hacer bien? Hacemos lo mejor que podemos, transportamos a nuestros pacientes al centro más apropiado. Tenemos que ser más eficientes”, dijo Guerrero. 

No está claro qué pasará con el edificio donde se encontraba el hospital, está claro que a muchos residentes les gustaría ver otro hospital en su lugar.