Después de llegar a un nivel récord, el costo de la gasolina finalmente empieza a bajar y se espera que la tendencia continúe.

Después de que los precios de la gasolina alcanzaron niveles récord el mes pasado, los automovilistas están comenzando a sentir algo de alivio en la cartera y aunque los indicadores de la inflación siguen a la alza, la tendencia podría empezar a bajar.

Expertos en la industria de los combustibles señalan que se espera que el precio promedio de la gasolina en Phoenix caiga por debajo de $5 en la gran mayoría de las gasolineras al final de la semana y siga decreciendo durante varias semanas.

En algunos establecimientos del Valle, el costo ya ha caído hasta a $4.86.

Pero sigue habiendo mucha incertidumbre, lo que hace que las tendencias a largo plazo sean difíciles de predecir, dijo Patrick De Haan, jefe de análisis de petróleo de GasBuddy, en entrevista radiofónica.

“Creo que podríamos ver precios cayendo en dos, tres, tal vez cuatro semanas, y el precio promedio en Phoenix, $5.07 el galón hoy, caerá por debajo de los $5 el galón probablemente en los próximos 72 horas”, dijo el experto

A pesar de las condiciones volátiles del mercado, De Haan dijo que podría ver caer los precios de Phoenix otros 25-50 centavos por galón o más en el futuro cercano.

“Hay muchos factores diferentes aquí que podrían cambiar en las próximas semanas. Entonces, donde vayamos más allá de esto, las cosas podrían cambiar en cualquier momento”, dijo.

Los precios de la gasolina local, estatal y nacional han tenido una tendencia a la baja durante el último mes más o menos y según AAA, Phoenix alcanzó un máximo de $5,70 el 15 de junio y Arizona alcanzó un récord de $5,39 el 17 de junio, pero el promedio estatal bajó a $4,93 el miércoles.

El promedio nacional, que alcanzó un máximo de $5,02 el 14 de junio, estaba en $4,63 el miércoles.

La volatilidad probablemente continuará hasta que se resuelva la invasión rusa de Ucrania, dijo De Haan; factores como la economía, las tasas de interés y los posibles fenómenos meteorológicos extremos se suman a la incertidumbre.

Alivio en camino

Pero el alivio puede estar en camino. Durante una sesión informativa para los periodistas el 12 de julio, altos funcionarios de la Casa Blanca dijeron que una caída en los precios mayoristas de la gasolina sugiere que los precios minoristas podrían caer alrededor de 50 centavos por galón en las próximas semanas.

“Hemos visto caer el precio del petróleo a un rango de $ 100 por barril, y aún no hemos visto caer los precios de la gasolina en la bomba a niveles consistentes con los precios del petróleo en ese rango. Eso sugeriría precios de la gasolina en el rango de otros 50 centavos por debajo de donde están ahora”, dijo uno de los funcionarios.

A nivel nacional el precio promedio por galón oscila en $ 4.65, según la Asociación Estadounidense del Automóvil y la Casa Blanca cree que los precios podrían caer otros 50 centavos, hasta $ 4.15 más o menos a mediados o fines del verano.

El aumento en los precios de la gasolina este año se ha correlacionado con una caída en el índice de aprobación de Biden, que ahora es de alrededor del 39%, aproximadamente 3 puntos menos que el índice de aprobación de Donald Trump en el mismo momento de su presidencia.

Los productores de petróleo y gas recibieron una paliza en 2020, cuando la pandemia de COVID torpedeó la actividad económica y cerraron algunos de sus pozos y refinerías menos productivos.

Luego, la economía se recuperó más rápido de lo esperado, con una fuerte demanda y una oferta reducida que hizo subir los precios. Algunos analistas creen que Putin programó su invasión de Ucrania para que coincidiera con los altos precios del petróleo, dado que Rusia es el tercer mayor productor de petróleo del mundo.

Las sanciones a Rusia han reducido sus ventas de petróleo al resto del mundo, pero en realidad está ganando más debido a los precios más altos.

Biden está tratando de tirar de varias palancas para bajar aún más los precios del petróleo y la gasolina y su viaje a mediados de julio a Arabia Saudita y otros países del Medio Oriente es una táctica clara para persuadir a los saudíes y otros grandes productores de petróleo para que generen más petróleo.

Los funcionarios de la administración de Biden también dicen que están trabajando con las empresas de energía de del país en formas de expandir la producción y agregar capacidad de refinación, que es otro cuello de botella que eleva los precios.

La inflación no solo amenaza la popularidad de Biden, pues también podría terminar con el control de ambas cámaras del Congreso por parte de los demócratas en las elecciones de mitad de período de este año, dando a los republicanos el control de una o ambas cámaras y con ello la capacidad de bloquear por completo la agenda legislativa de Biden.

Para que la caída de los precios de la gasolina cambie la opinión de los votantes, es posible que tengan que bajar a menos de $4 en promedio antes de las elecciones de noviembre.