Jorge Mendoza Yescas, Cónsul General de México

Jorge Mendoza Yescas

Cónsul General de México

conphoenix@sre.gob.mx

El estado de Arizona se caracteriza por sus altas temperaturas, que suben por encima de los 45 grados centígrados durante el verano. Esas condiciones climáticas, aunadas a la falta de agua, son la principal causa del deceso de migrantes que se internan al país por zonas desérticas.

Una persona que camina horas, a veces días por el desierto, se expone a la muerte o a sufrir daños físicos permanentes por deshidratación severa. Idealmente, en las altas temperaturas desérticas, el cuerpo humano requiere al menos dos galones de agua por día, por lo que es prácticamente imposible que una persona lleve consigo agua suficiente para un trayecto cuya duración y condiciones son inciertas.

La mayoría de las muertes de migrantes en el área de responsabilidad del Sector Tucson de la Patrulla Fronteriza, son consecuencia, precisamente, de las altas temperaturas que pueden alcanzar los 50º centígrados y que causan estragos en el organismo: fallas cardiacas, renales y coagulación de la sangre, por ejemplo.

Si bien, la decisión de migrar es difícil y muy personal, es importante alertar a los potenciales migrantes y a sus familias sobre el peligro que representa el clima en el desierto. Además, la probabilidad de ser engañados, abusado y abandonados por traficantes de personas en zonas inhóspitas y sin posibilidad de comunicación.

La Patrulla Fronteriza en el Sector Tucson cuenta con 200 técnicos de emergencia médica y 22 paramédicos, y con un equipo de búsqueda, rescate y traumatismo (BORSTAR por sus siglas en inglés), especialmente capacitado para esas funciones. De los 260 agentes de BORSTAR que existen en todo el país, 47 están asignados al Sector Tucson.  Otro recurso de ayuda son las 34 torres de rescate ubicadas en zonas estratégicas para asistir a cualquier persona que necesite ser rescatada. Siete de las torres están equipadas con teléfonos satelitales. Al presionar el botón se envía una alerta que permite a la Patrulla Fronteriza acudir a prestar el auxilio requerido.

Si la persona extraviada en el desierto cuenta con un teléfono celular, puede marcar el 911, cuyo personal posee herramientas que le dan la posibilidad de establecer la ubicación aproximada del migrante. En numerosas ocasiones, los migrantes que se encuentran extraviados y en precarias condiciones físicas, no realizan esta llamada de manera inmediata, ya sea por desconocimiento, temor, o por el deseo natural de comunicarse con familiares, sin embargo, es importante enfatizar que la llamada que puede salvar su vida, es la que se realiza, en primera instancia, a los servicios de emergencia, como es el caso del 911.

Los familiares que necesiten realizar un reporte de extravío en intento de cruce deben comunicarse al Centro de Información y Asistencia a Mexicanos (CIAM) al (520) 623-7874, ya que sus operadores están capacitados para recabar la información pertinente y comunicarla de inmediato a los oficiales de Patrulla Fronteriza que se encargan de las labores de búsqueda y rescate.