El muro de las lamentaciones ubicado en Jerusalen, tradición bíblica milenaria.

Reportaje especial de visita a Tierra Santa (Segunda parte)

Leo Hernández / Enviado

JERICÓ, ISRAEL.- Atendiendo las constantes exhortaciones de su guía espiritual, el padre Andrés Arango, de que el viaje a Tierra Santa fuera de meditación, oración y reflexión más que de placer, relajación y diversión mundana, los 42 Peregrinos de Phoenix, dicen estar contentos porque sienten que esta peregrinacion traerá cambios positivos en su vida.

“Siento que este viaje abrió mi mente, espiritualmente me trajo paz y tranquilidad, y mi fe se ha hecho más fuerte; fue fascinante recorrer los caminos que Jesús caminó”, dice Sindy Marroquín, una joven de 33 años residente de Phoenix que hizo su primer visita a la Tierra Prometida.

Gruta donde según la biblia se apareció la Virgen de Lourdes a Santa Bernardit.

Junto a Lizeth Yessica López (29) y Marisol del Rosario López Acero (27), Marroquín es una de los integrantes más jóvenes de este grupo de peregrinos arizonenses que estuvimos en Israel del 10 al 17 de julio, donde pudimos visitar varias ciudades milenarias y sitios sagrados.

Estuvimos en Nazareth, Belén, Jerusalén, Caná, Cafarnaum, Tiberiades, Tel Aviv y Jericó, entre otras por donde anduvo el Nazareno.

Llenos de fe y devoción estuvimos en varios sitios históricos y sagrados como la iglesia de la Natividad, iglesia de la Visitación, el Mar de Galilea, el Mar Muerto, el Río Jordán, el Santo Sepulcro, el Monte de los Olivos, el Monte de las Bienaventuranzas, el Huerto de Getsemaní, el Cenáculo, la Casa de Pedro, las 14 estaciones (viacrucis), el Monte Calvario, el Monte de las Tentaciones, el Muro de las Lamentaciones y la casa donde vivió María sus últimos años.

Emocionada tras estar en estos lugares que constituyen el corazón del cristianismo, Sindy Marroquín manda este mensaje a millenials cómo ella: “Vengan, conozcan la historia (del cristianismo), estos lindos lugares, ya verán que hasta se van a divertir”.

Matrimonios sólidos

Mike y Mary Godínez, residentes itinerantes entre Arizona y California, también hicieron un viaje a Tierra Santa por primera vez.

Ellos llevan 49 años de matrimonio y junto a otras 9 parejas renovaron sus votos matrimoniales en el pueblo de Caná, en el mismo sitio donde hace 2,000 años Jesús convirtió el agua en vino a petición de María precisamente durante una boda.

“Ustedes son un ejemplo de pareja que ha cuidado que en su matrimonio no falte el vino del amor mediante el respeto y entrega generosa”, les dijo el Padre Arango.

Emocionada la señora Godínez dijo a Prensa Arizona: “Ya son casi 50 años donde no todo ha sido miel, como cualquier matrimonio hemos tenido altas y bajas, pero aquí estamos; los matrimonios son más sólidos cuando dejan que Dios esté siempre en su relación”.

Por su parte Carlos y Ana Vásquez, una pareja de salvadoreños residentes de Phoenix y quienes llevan 38 años viviendo juntos, dijeron que la venida a Tierra Santa marcará para siempre sus vidas.

“Después de estar aquí, de meditar bien las cosas y de caminar por donde Jesús caminó hemos tomado la decisión de casarnos por la Iglesia”, dice muy seguro el jefe de la familia, quien aconseja a todas las parejas a hacer lo mismo, a recibir el sacramento del matrimonio para que reciban la bendición de Dios.

Desde la puerta de Cenáculo.

Invitación a venir

El Padre Andrés Arango dice sentirse muy contento de ver importantes cambios en la vida de las parejas y personas que cada año vienen a Tierra Santa en peregrinación.

™La mayoría se encuentran a si mismos, como personas y como parejas, mejoran su relación y todo se refleja en su vida diaria al estar en paz entre ellos y con Dios∫.

El carismático sacerdote colombiano extiende la siguiente invitación a los cristianos católicos de Arizona:

™Vengan a Tierra Santa, creo que todo católico debería venir y conocer, sin duda su vida tendrá cambios positivos. Anímense, si ustedes quieren lo pueden hacer∫.

Los 42 peregrinos de Phoenix caminan por el centro histórico de París.

Recordó que cada año se hace el esfuerzo de traer a menos 2 grupos de peregrinos de Phoenix y otras partes de la Diócesis, a quienes se les ofrecen toda clase de facilidades para hacer el viaje.

Personas y parejas interesadas pueden comunicarse al (602) 722-2600.