Alrededor de 800 armas de fuego y más de 525 detenciones ha dejado al momento el operativo “Gun Crime Crackdown”.

Los delitos relacionados con armas se han disparado en todo el país, y Phoenix no es una excepción, con un aumento del 45% con respecto al año pasado en los homicidios con armas de fuego y un aumento del 23% en los asaltos agravados, se requerían acciones.

“Soy dolorosamente consciente de que tenemos mucho más trabajo por hacer, pero al mismo tiempo, es gratificante saber que por cada arma que le quitamos a alguien que tiene la intención de hacer daño, hay quizás un vecindario, una familia y jóvenes que pueden sentirse más seguros”, dijo la alcaldesa Kate Gallego..

El programa se enfoca en separar a los criminales de sus armas, en lugar de tratar de quitarles las armas a los ciudadanos respetuosos de la ley y desde que comenzó el programa el 5 de julio, se han incautado una variedad de armas, incluidos rifles de asalto y pistolas modificadas ilegalmente para disparar automáticamente.

“Los resultados de este esfuerzo específico son un gran ejemplo de cómo trabajar con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley puede mejorar el gran trabajo que hacen todos los días los hombres y mujeres del Departamento de Policía de Phoenix”, dijo la jefa de policía de Phoenix, Jeri Williams.

Por su parte, el concejal de Phoenix, Carlos García aseguró que las personas que entreguen armas que hayan comprado sin el permiso que exige la ley no serán criminalizadas, no serán sometidos a interrogatorios ni investigaciones de ningún tipo en caso que las hayan comprado en el mercado negro o en la calle.

“Le pido a la comunidad que sigan apoyando a la Policía y demás agencias que están llevando a cabo el operativo para decomisar las armas ilegales, es para bien de todos, retirar esas armas ayudará a disminuir la violencia”, declaró a Prensa Arizona el representante del Distrito 8 de Phoenix.

Las autoridades pidieron a la ciudadanía entregar armas ilegales, es decir, las se hayan adquirido al margen de la ley y denunciar a quienes posean, compren, vendan o trafiquen armas de manera irregular.

Siguen los hechos violentos

El pasado fin de semana en el poblado de Guadalupe, un adolescente de 15 años, estudiante de la Marcos de Niza High School, de Tempe, fue asesinado a tiros durante una trifulca.

Coincidentemente era compañero de clase de un hijo del concejal Carlos García; el o los asesinos no han sido capturados y los investigadores sospechan que el arma utilizada es ilegal, es decir, el que la disparó no tiene permiso para portarla.

“Es por eso que es necesario colaborar con las autoridades. Los que tengan armas ilegalmente entréguenlas, no serán acusados ni criminalizados. De todos depende que hechos como el de Guadalupe no sigan ocurriendo, fue un niño de 15 años al que le quitaron la vida con un arma ilegal, no esperemos que la víctima sea alguien de los nuestros”, advirtió el concejal García.

“Como ciudadanos lo que podemos hacer por el bien de todos debemos apoyar a nuestras autoridades en este operativo”, dijo José Guzmán, director de la fundación Padres y Parientes de Víctimas de Crímenes Violentos.

Hay una línea de información para que los miembros de la comunidad llamen o envíen un correo electrónico con cualquier información que puedan tener sobre alguien que conocen que está ilegalmente en posesión de un arma de fuego.

Denuncie

Reportes por teléfono al 602-644-5805

602-480-Testigo (480-948-6377)