Mediante la denuncia ciudadana, las autoridades pretenden retirar de las calles armas que son portadas ilegalmente y generan violencia.

Sin miramientos ni consideraciones, aunque se trate de familiares, tanto las autoridades policiacas y otras agencias gubernamentales, e incluso líderes comunitarios piden denunciar a quienes posean, compren, vendan o trafiquen armas de manera irregular.

Esto como parte de la operación del Departamento de Policía de Phoenix, en coordinación con agencias federales y del Condado Maricopa para frenar la violencia armada.

“Operation Gun Crime Crackdown” es el nombre del progama enfocado a reducir la alta cantidad de delitos violentos con armas que han estado inundando esta ciudad.

De acuerdo a las autoridades, en Phoenix los homicidios con armas de fuego aumentaron un 45% este año con respecto al mismo período del año pasado;  las agresiones agravadas con armas de fuego aumentaron un 23 % con respecto al mismo período del año pasado. Pero aseguran que el incremento de los delitos con armas de fuego no es exclusivo de Phoenix, sino que es una crisis que está ocurriendo en toda nuestra nación.

“Por el bien de todos debemos apoyar a nuestras autoridades en este operativo”, dijo a Prensa Arizona José Guzmán, director de la fundación Padres y Parientes de Víctimas de Crímenes Violentos, al señalar que como ciudadanos lo que podemos hacer es llamar a la Policía si conocemos personas que venden armas sin el registro o que tal vez hasta ellos mismos elaboraron.

La Jefa de Policía, Jeri Williams, advirtió que: “Las armas están cayendo en las manos equivocadas, dejando a niños sin padres, familias devastadas y comunidades que viven con miedo. Debemos hacer algo para proteger a nuestros niños, los oficiales de nuestra comunidad de la violencia”.

El programa se enfoca en delitos relacionados con armas y permiten un seguimiento inmediato con la esperanza de identificar y arrestar a los sospechosos; diez detectives de Phoenix serán asignados a las comisarías con la mayor cantidad de delitos relacionados con armas, lo facilitará la comunicación fluida con los Equipos de Cumplimiento de la Vecindad y los oficiales de patrulla.

En este programa participa también la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, que acordó integrar agentes en la Unidad de Inteligencia contra Delitos con Armas de Phoenix, lo que permitirá un acceso rápido a la Red de Información Balística de Inteligencia Nacional (NIBIN) .

Asimismo, supervisores de la Oficina del Fiscal del Condado Maricopa serán asignados geográficamente para coordinar directamente con el personal de la comisaría de policía.

Tanto la ATF como el Fiscal Federal del Distrito de Arizona, Gary Restaino, se han comprometido a revisar los casos y ayudar con posibles cargos federales cuando corresponda.

La Policía de Phoenix enfatiza que “la aplicación de la ley solo tiene éxito con el apoyo público, e instan a las personas a llamar al 911 si escuchan disparos en su área”.

También hay una línea de información para que los miembros de la comunidad llamen o envíen un correo electrónico con cualquier información que puedan tener sobre alguien que conocen que está ilegalmente en posesión de un arma de fuego.

Recalcan que con este operativo no se trata de quitarles las armas a los ciudadanos respetuosos de la ley, sino de sacar las armas de las manos de los delincuentes y de aquellos que se supone que no deben tenerlas.

Denuncie anónimamente

Reportes por teléfono al 602 644-5805

Por correo electrónico a azactic.gov

También a Testigo silencioso

602-480-Testigo (480-948-6377)

602-480-Testigo (480-837-8446)