Viridiana Hernández, directora de Poder in Action, durante la manifestación frente al Concilio Municipal de Glendale.

Familiares y amigos del adolescente Juan Carlos Bojórquez, quien fue ultimado por policías de Glendale durante un incidente ocurrido el 6 de julio pasado, exigen justicia y acusan al Departamento de Policía de esa ciudad de alterar la verdad de los hechos y obstaculizar las investigaciones.

Apoyados por la organización civil Poder in Action y la senadora electa Anna Hernández, un grupo de parientes del occiso, quien contaba apenas con 15 años, se apostaron frente a la sede del Concilio Municipal de Glendale, portando pancartas con la fotografía del muchacho y consignas como “Queremos justicia para Juan Carlos” y “Merecemos respuestas.

“Nadie merece morir como mi hermano. El merecía graduarse de la High School”, expresó a los medios José Bojórquez, un año mayor que Juan Carlos.

Su tía María Martínez aseveró: “Merecemos respuestas. Los familiares estamos luchando por pegar los pedazos de nuestros corazones destrozados”.

De acuerdo al informe oficial, Juan Carlos y un amigo estaban el estacionamiento de unos apartamentos ubicados cerca de la Avenida 63 y Thomas a bordo de un carro con reporte de robo; dos agentes encubiertos los confrontaron exigiéndoles bajar del vehículo con las manos en alto, orden que presuntamente el hoy occiso no obedeció y amagó con tomar un arma de fuego, por lo que uno de los policías le disparó.

Pero líderes de Poder in Action y la senadora Hernández, así como la propia familia no están conformes con dicha versión que, aseguran, ha sido cambiada en diferentes ocasiones.

“La familia de Juan Carlos y nosotros queremos saber que pasó realmente porque han dicho cosas diferentes en estos 3 meses; en primer lugar la Policía de Glendale no ha querido dar el reporte oficial con los detalles. Otra cosa, al principio pusieron un video editado en Facebook sin avisarle a la familia, eso es inhumano; te imaginas su sufrimiento por la muerte del niño y luego ver el video cómo le dispararon en las redes sociales”, dijo a Prensa Arizona, Viridiana Hernández, directora de Poder in Action.

Señaló la activista que intencionalmente la Policía de Glendale está ocultando los hechos; “Exigimos al Concilio de la Ciudad de Glendale que obligue al Departamento de Policía a entregar un informe claro acerca de los hechos, pero que sea verdaderamente lo que pasó”.

Por su parte la senadora electa Anna Hernández, representante del distrito 24 donde vive la familia de Juan Carlos y que abarca gran parte de Glendale dijo: “Justicia es lo que exigimos para Juan Carlos y respeto para su familia. Hasta ahora la Policía de Glendale solo se ha dedicado a ocultar la verdad y mentir acerca de los hechos; esto no puede estar pasando, ya basta de este tipo de casos de violaciones a los derechos de nuestra gente”.

Por su parte, en un comunicado la Policía de Glendale estableció: “Respetamos el derecho de la familia de Juan Carlos Bojórquez a hablar. El caso que involucra a Juan Carlos Bojórquez sigue bajo investigación. Los hechos siguen siendo que Bojórquez era un menor armado dentro de un vehículo robado y estaba intentando alcanzar un arma en el momento del incidente”.

A través de un video, la Policía de Glendale mostró una foto de una pistola color azul que supuestamente fue encontrada en el vehículo donde andaban a Bojórquez y su amigo.

Tras el incidente Juan Carlos fue llevado a un hospital donde murió a causa del disparo y su acompañante fue arrestado. Se sabe que el agente que le disparó no ha sido suspendido y sigue gozando de su beneficio salarial; mientras tanto la Policía de Buckeye supuestamente lleva a cabo una investigación independiente, lo que causa mas desconfianza de los dolientes y activistas de Poder en Acción.

“Todo se ve muy mal, el Concilio de Glendale tiene que exigir a su Policía dar respuestas a la familia. Es simple, que digan la verdad”, puntualizó Viridiana Hernández.

Prensa Arizona buscó la declaración de la abogada Heather Hamel, representante legal de la familia Bojórquez, pero al cierre de esta edición no obtuvimos respuesta.