NUEVA YORK

En tan solo diez días Elon Musk ha transformado la cultura laboral de Twitter. Tras tomar el control de la empresa el pasado 27 de octubre, el hombre más rico del mundo despidió a los altos directivos de la red social y después siguió con un recorte masivo que dejó sin trabajo a 3,700 personas (cerca del 50% de la fuerza laboral de la compañía).

Además ha implementado un nuevo sistema de verificación de cuentas: ahora los que deseen tener una palomita azul en su perfil, deberán de pagar $8 dólares mensuales sean famosos o no (cosa que por cierto, no le hizo mucha gracia a Stephen King).

Pero los cambios siguen y según Bloomberg, Musk hace más ajustes para que los empleados de Twitter rindan lo que él espera. Los “Días de Descanso” que les eran asignados a los empleados para recuperar energía, han sido erradicados y busca implementar una cultura laboral 24/7 en la que los trabajadores estén siempre disponibles.

La política de trabajo a distancia también ha quedado atrás, pues Elon Musk le está pidiendo a su equipo que esté siempre presente en las oficinas.

¿Por qué los cambios tan radicales en Twitter?

En abril de este año Elon Musk llegó a un acuerdo para comprar Twitter por $44 mil millones de dólares. A las semanas de haber firmado, el empresario declaró que las cifras que le habían dado de la red eran falsas y que había muchas más cuentas apócrifas y bots de lo que esperaba. Aunque trató de echarse para atrás, Twitter amenazó con llevar el caso a juicio si lo hacía.

Finalmente, Musk accedió a comprar la plataforma y posteó: “No lo hice porque fuera fácil. No lo hice para ganar más dinero. Lo hice para tratar de ayudar a la humanidad, a quien amo. Y lo hago con humildad, reconociendo que el fracaso en la búsqueda de este objetivo, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, es una posibilidad muy real”.