La vida del exvicepresidente Mike Pence fue puesta en peligro por Donald Trump, que azuzó a una enardecida turba de sus fanáticos a atacar el Capitolio de los Estados Unidos e impedir la certificación de la victoria de Joe Biden, el 6 de enero del 2021.

El Departamento de Justicia quiere interrogar al exvicepresidente Mike Pence como parte de su investigación criminal sobre los esfuerzos del expresidente Donald Trump por permanecer en la Casa Blanca después de perder las elecciones de 2020, informó el miércoles The New York Times.

Pence está considerando cooperar con la investigación, en la que la semana pasada el fiscal general Merrick Garland nombró a un abogado especial para supervisar la investigación, según el Times.

Pence se negó previamente a cooperar con el comité selecto de la Cámara que investiga los disturbios del 6 de enero en el Capitolio.

“Thomas Windom, uno de los principales investigadores que examinó los esfuerzos para anular las elecciones, se acercó al equipo del Sr. Pence en las semanas anteriores”, Garland nombró al fiscal especial Jack Smith para esa investigación, informó el Times.

El republicano Trump, desde que perdió las elecciones de 2020 ante el presidente Joe Biden, ha afirmado falsamente que ganó la carrera y que la victoria del demócrata fue el resultado de un fraude electoral generalizado en varios estados indecisos.

Una turba de partidarios de Trump irrumpió en el Capitolio el 6 de enero de 2021 e interrumpió durante horas una sesión conjunta del Congreso que se reunía para certificar la victoria de Biden en el Colegio Electoral.

Pence presidía esa sesión cuando los alborotadores invadieron el Capitolio y lo llevaron a un lugar seguro dentro del complejo mientras la policía luchaba contra la multitud.