Tanto el Concilio como la propia comunidad definirán el destino de 500 millones de dólares en obra para Phoenix, en una elección especial el 2023.

El Programa de Bonos de Obligación General propuesto de $500 millones recibió la aprobación del Concejo Municipal de Phoenix para financiar iniciativas nuevas y existentes.

El Comité de Capacidad Fiscal del Concejo recomendó el programa para financiar o rehabilitar infraestructura como estaciones de bomberos, recintos policiales, bibliotecas, parques, desagües pluviales y centros de arte.

La ciudad dijo que $132,5 millones se destinarían a seguridad pública, $81,5 millones a calles y drenaje pluvial, $64 millones a parques y recreación y $63 millones a vivienda, servicios humanos y personas sin hogar.

La Oficina de Administración de Tierras de Arizona reserva 4,400 acres para consideraciones de proyectos solares

Los programas de bonos de obligación general requieren la aprobación de la comunidad, y los votantes decidirán su futuro durante una elección especial de bonos de noviembre de 2023.

“Si los votantes lo aprueban, esto hará que nuestra ciudad sea más segura, con mejores parques, mejores calles, mejor atención para los necesitados y más”, dijo la alcaldesa de Phoenix, Kate Gallego, en un tuit.

Los proyectos de seguridad pública incluyen cuatro nuevas estaciones de bomberos, el reemplazo de la comisaría de policía de Cactus Park y la renovación de otras dos estaciones de policía.

$26 millones adicionales beneficiarían los esfuerzos ambientales y de sostenibilidad, como la financiación de mejoras de eficiencia energética y de agua en las instalaciones de la ciudad.

Un bono de obligación general es una forma de obligación de deuda que proporciona a un gobierno local fondos para mejoras de capital respaldados por ingresos secundarios de impuestos a la propiedad.

El Comité de Capacidad Fiscal determinó que el programa de bonos se puede respaldar sin aumentar las tasas secundarias de impuestos a la propiedad en ausencia de cambios legislativos o impactos económicos “imprevistos”; la deuda de Phoenix permanecería por debajo de sus límites constitucionales.

La aprobación tomó tres meses de deliberación y el Comité Ejecutivo de GO Bond, designado en junio, celebró 34 reuniones híbridas en persona y virtuales abiertas al público.

El último programa de bonos GO se aprobó en 2006 por $878,5 millones.