Los contenedores deben removerse antes del 4 de enero sin dañar ningún recurso natural y las agencias estatales deberán consultar con los representantes del Servicio Forestal de Estados Unidos.

Arizona derribará un muro improvisado hecho con contenedores de envío en la frontera con México, resolviendo una demanda y una disputa política con el gobierno de Estados Unidos por la invasión de tierras federales.

La administración de Biden y el gobernador republicano acordaron que Arizona dejará de instalar los contenedores en el Bosque Nacional Coronado, el único bosque nacional a lo largo de la frontera, según documentos judiciales presentados el miércoles en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Phoenix.

El acuerdo también exige que Arizona elimine los contenedores que ya estaban instalados en el remoto Valle de San Rafael, en el sureste del condado de Cochise y en el área de Yuma, donde la Oficina de Recuperación de Estados Unidos tiene una servidumbre en la reserva de la tribu indígena Cocopah.

Todo esto debe hacerse antes del 4 de enero sin dañar ningún recurso natural y las agencias estatales deberán consultar con los representantes del Servicio Forestal de Estados Unidos.

Ducey ha sostenido durante mucho tiempo que los contenedores de envío eran un elemento temporal e incluso antes de la demanda, quería que el gobierno federal dijera cuándo llenaría los vacíos restantes en el muro fronterizo permanente, como lo anunció hace un año.

“Durante más de un año, el gobierno federal ha estado promocionando su esfuerzo por reanudar la construcción de una barrera fronteriza permanente. Finalmente, después de que la situación en nuestra frontera se convirtió en una crisis total, decidieron actua. Mejor tarde que nunca”, dijo C.J. Karamargin, portavoz de Ducey.

“Todavía se están resolviendo los detalles finales sobre cuánto costará y cuándo comenzará”, dijo Karamargin.

La resolución llega dos semanas antes de que la demócrata Katie Hobbs, que se opone a la construcción, asuma el cargo de gobernadora.

El gobierno federal presentó una demanda la semana pasada contra la administración de Ducey en nombre de la Oficina de Recuperación, el Departamento de Agricultura y el Servicio Forestal.

El gobierno federal “le debe a los arizonenses y a todos los estadounidenses publicar un cronograma”, escribió Ducey la semana pasada, en respuesta a la noticia de la demanda federal pendiente.

El trabajo de colocar hasta 3,000 contenedores a un costo de $95 millones estaba completo en un tercio, pero los manifestantes preocupados por su impacto en el medio ambiente retrasaron el trabajo en los últimos días.

Mientras tanto, los límites para los solicitantes de asilo que esperaban ingresar a los EE. UU. expiraron el miércoles antes de que los estados de tendencia conservadora buscaran la ayuda de la Corte Suprema para mantenerlos.

La administración Biden ha pedido a la corte que levante las restricciones de la era Trump, pero no antes de Navidad y no está claro cuándo el tribunal podría pronunciarse sobre el asunto.