Cuatro miembros de la milicia Oath Keepers, incluido un hombre de Phoenix, fueron declarados culpables el lunes de conspiración sediciosa en el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de EE. UU.

Fue el segundo juicio importante de extremistas de extrema derecha acusados de conspirar para mantener por la fuerza al presidente Donald Trump en el poder.

El veredicto contra Edward Vallejo de Phoenix se produce semanas después de que un jurado diferente condenó al líder de Oath Keepers, Stewart Rhodes, en el ataque de la mafia que detuvo la certificación de la victoria electoral del presidente Joe Biden.

El jurado de Washington deliberó durante unas 12 horas durante tres días antes de emitir su veredicto de culpabilidad sobre el cargo rara vez utilizado, que conlleva hasta 20 años de prisión. Los cuatro también fueron condenados por otros dos cargos de conspiración, así como por obstruir un procedimiento oficial: la certificación del Congreso de las elecciones de 2020. Minuta, Hackett y Moerschel fueron absueltos de cargos menores.

El juez negó la oferta de los fiscales de encerrar a los hombres mientras esperaban la sentencia, al considerar que no corrían riesgo de fuga. Se les ordenó permanecer en prisión domiciliaria con vigilancia electrónica. El juez no fijó de inmediato una fecha de sentencia.

Es otra gran victoria para el Departamento de Justicia, que también está tratando de obtener condenas por sedición contra el exlíder de Proud Boys y cuatro asociados. El juicio contra Enrique Tarrio y sus lugartenientes se inició a principios de este mes en Washington y se espera que dure varias semanas.

Los juicios son algunos de los casos más graves presentados hasta ahora en la amplia investigación del 6 de enero, que sigue creciendo dos años después de los disturbios. El Departamento de Justicia ha presentado casi 1,000 casos y la cuenta aumenta semana a semana.

Los abogados defensores trataron de restar importancia a los mensajes violentos como meras fanfarronadas y dijeron que los Oath Keepers llegaron a Washington para brindar seguridad en los eventos antes de los disturbios. Aprovecharon la falta de evidencia de los fiscales de que los Guardianes del Juramento tenían un plan explícito para asaltar el Capitolio antes del 6 de enero y dijeron al jurado que los extremistas que atacaron el Capitolio actuaron espontáneamente como miles de otros alborotadores.

Los fiscales dijeron al jurado que Rhodes y sus partidarios comenzaron poco después de las elecciones de 2020 a preparar una rebelión armada para mantener a Trump en el poder. Los mensajes muestran a Rhodes y los Oath Keepers discutiendo la perspectiva de una guerra civil “sangrienta” y la necesidad de mantener a Biden fuera de la Casa Blanca.

“Nuestra democracia estaba bajo ataque, pero para los acusados era todo para lo que entrenaron y un momento para celebrar”, dijo el fiscal Louis Manzo al jurado en su alegato final.

Los fiscales alegaron que los Guardianes del Juramento acumularon armas y las escondieron en un hotel de Virginia para los llamados equipos de “fuerza de reacción rápida” que podrían enviar armas rápidamente a Washington para apoyar su complot si fueran necesarias. Las armas nunca fueron utilizadas.

Vallejo, un veterano del ejército de los EE. UU., supuestamente manejó desde Arizona para prepararse con la fuerza de reacción rápida en el hotel. Cuando se abrió el juicio, los jurados escucharon una grabación de audio de Vallejo hablando sobre una “declaración de guerra de guerrillas” en la mañana del 6 de enero.

Vallejo fue arrestado el 13 de enero de 2022, el día después de que un gran jurado federal emitió una acusación formal contra el hombre de Phoenix y otras 10 personas. El 22 de julio se dictó una acusación de reemplazo con nueve acusados, incluidos los cuatro hombres declarados culpables el lunes.

Otros tres Oath Keepers se han declarado culpables de conspiración sediciosa y acordaron cooperar con los fiscales con la esperanza de obtener una sentencia más leve. Se encuentran entre unas 500 personas que se han declarado culpables de cargos relacionados con disturbios.