Educación

Una demanda sobre cuánto dinero asignan los legisladores de Arizona para el mantenimiento de escuelas, autobuses, libros de texto y tecnología no irá a juicio la próxima semana, luego de que un juez concediera una solicitud de demora del fiscal general entrante del estado.

La fiscal general demócrata Kris Mayes dijo que su oficina necesita tiempo para determinar si algunos o todos los reclamos pueden resolverse sin un juicio.

El juicio estaba programado para comenzar el lunes. El juez de la corte superior del condado de Maricopa, Dewain Fox, aprobó la solicitud de Mayes el viernes y programó una audiencia de estado para el 17 de marzo, informó Arizona Republic.

Un grupo de distritos escolares y asociaciones que representan a funcionarios escolares y maestros demandaron al estado en 2017. Argumentaron que la Legislatura les había acortado miles de millones de dólares en fondos de capital durante más de una década.

La demanda buscaba una declaración de que el esquema de financiamiento escolar de Arizona era inconstitucional porque violaba la cláusula “uniforme y general” de la Constitución estatal. La Corte Suprema del estado dictaminó en 1994 que es responsabilidad del estado proporcionar dinero en efectivo para nuevas escuelas, mantenimiento importante y cosas como libros de texto. La Legislatura comenzó a recortar ese gasto durante la Gran Recesión de 2007-2009.

Mayes ha dicho en presentaciones recientes que el estado ya no argumentará que el sistema de financiación de capital está fuera del alcance de los tribunales o que los distritos deben demostrar que estudiantes específicos no recibieron una educación adecuada debido a las instalaciones de capital de su escuela.

Kim Martin, portavoz de la oficina del fiscal general, dijo el viernes que el caso ya le ha costado al estado millones de dólares y la esperanza es que se pueda llegar a un acuerdo con los demandantes.

El abogado Danny Adelman es director ejecutivo del Centro para la Ley de Interés Público de Arizona, que está ayudando a litigar el caso. Tiene la esperanza de que la gobernadora demócrata entrante, Katie Hobbs, pueda abordar algunas de las preocupaciones a través de acciones ejecutivas.

Dijo que un paso sería que el estado aceptara inspecciones de calidad para ayudar a evaluar con precisión las necesidades de las escuelas de Arizona.