La orden de Protección de Oportunidades de Empleo dio inicio a la “Iniciativa de los Primeros 100 Días” de Hobbs, una agenda para sus primeras 100 acciones como gobernadora.

“Hoy marca una nueva era en Arizona, donde mi Administración trabajará para construir un Arizona para todos. Estoy orgulloso de lanzar mi iniciativa Primero 100 Días, que se centrará en abordar los mayores desafíos que enfrentan los arizonenses, como hacer que nuestro estado sea más asequible y sostenible”, dijo la gobernadora Hobbs.

La orden ordena al Departamento de Administración de Arizona que refuerce las leyes contra la discriminación para las agencias estatales, garantice la igualdad de oportunidades de empleo y establezca procedimientos actualizados antes del 1 de abril.

También dice que los nuevos contratos y subcontratos estatales deben incluir disposiciones para prohibir la discriminación.

La orden modifica dos acciones ejecutivas anteriores sobre el empleo estatal de 2003 y 2009, respectivamente.

Durante los primeros 100 días de Hobbs, la administración tiene como objetivo aumentar las oportunidades de educación después de la escuela secundaria, invertir en energía limpia, abordar la falta de vivienda, mejorar la infraestructura, aumentar los fondos para el Departamento de Seguridad Pública y derogar la ley de prohibición casi total del aborto, según el sitio web del gobernador.

Hobbs asumió formalmente el cargo de republicano Doug Ducey en una ceremonia privada en el Capitolio estatal el lunes por la mañana, y está programada una inauguración pública para este jueves.

Es la gobernadora número 24 de Arizona y la primera demócrata en ocupar el cargo desde 2009.

La Orden Ejecutiva 2023-01, titulada “Protección de la Oportunidad de Empleo”, refuerza las leyes federales contra la discriminación y afirma el compromiso del Estado con la igualdad de oportunidades de empleo al ordenar a las Agencias que garanticen la protección en todos los aspectos del empleo y la contratación estatal.

Katie Hobbs asume con diversos desafíos en agenda, desde la política migratoria en la frontera con México hasta temas como el aborto y la sequía y el futuro del agua en el estado, el financiamiento de la educación pública, la economía de las familias arizonenses o el alto costo de las viviendas.

En la ceremonia realizada en la Torre Ejecutiva del Capitolio, también asumieron los demócratas Adrián Fontes como secretario de Estado y Kris Mayes como titular de la Fiscalía General o Procuraduría de Arizona, además de los republicanos Kimberly Yee como tesorera estatal (inició su segundo mandato), Tom Horne como superintendente de Instrucción Pública y Paul Marsh como inspector de Minas (en el cargo desde 2021).

“Trabajaré con republicanos, demócratas e independientes para enfrentar los mayores desafíos de nuestro estado: financiar completamente nuestras escuelas públicas, asegurar el futuro del agua de nuestro estado, garantizar la libertad reproductiva, hacer que Arizona sea más asequible”, afirmó Hobbs en su primer discurso.

“Las necesidades de los arizonenses, no la política partidista, siempre serán lo primero”, agregó.

Se prevén algunos cambios en la posición jurídica del estado con respecto a la política migratoria federal: durante el gobierno de Ducey, la Fiscalía de Estado de Arizona cuestionó políticamente y demandó en las cortes a la Administración Biden en reclamo de más protección fronteriza, como por ejemplo la continuidad del llamado Título 42, que prevé la expulsión de migrantes en forma automática por motivos de salud pública (Covid-19).

La nueva gobernadora también tiene una posición muy diferente sobre el aborto y los derechos reproductivos con respecto a lo impulsado durante la gestión anterior, por lo que también se esperan definiciones en ese terreno no solo en cuanto a medidas gubernamentales concretas sino también en relación con la posición jurídica de la Fiscalía General.

También habrá que observar cómo se integra la política de Hobbs sobre la educación pública con las propuestas del nuevo superintendente de Instrucción Pública, el republicano Horne, quien en la campaña electoral propuso medidas diferentes a las formuladas por los candidatos demócratas.

En su gestión, Hobbs deberá lidiar con una Legislatura estatal en manos de los republicanos en forma muy ajustada: en el Senado tendrán 16 bancas contra 13 de los demócratas y en la Cámara de Representantes conservarán la mayoría de 31 a 29 que tenían antes de la elección.