La Corte Suprema
El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, ordenó una investigación al día siguiente sobre lo que calificó de “abuso de confianza atroz”

La Corte Suprema dijo el jueves que no ha determinado quién filtró un borrador de la opinión que anuló el derecho al aborto, pero que la investigación continúa.

Ocho meses después de que Politico publicara su explosiva filtración que detallaba el borrador de la opinión del juez Samuel Alito que anuló Roe v. Wade, la Corte dijo que su equipo de investigación “hasta la fecha no ha podido identificar a una persona responsable por la preponderancia de la evidencia”.

Nunca antes se había hecho pública una opinión completa antes de que la Corte estuviera lista para anunciarla.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, ordenó una investigación al día siguiente sobre lo que calificó de “abuso de confianza atroz”.

Los investigadores “realizaron 126 entrevistas formales de 97 empleados, todos los cuales negaron haber revelado la opinión” en declaraciones juradas, dijo la Corte en un documento de 23 páginas publicado en su sitio web.

Algunos empleados tuvieron que enmendar sus declaraciones escritas después de que “admitieron haberle dicho a sus cónyuges sobre el borrador de opinión o el conteo de votos”, dice el informe.

La Corte dijo que no podía descartar que la opinión se divulgara inadvertidamente, “por ejemplo, al dejarla en un espacio público, ya sea dentro o fuera del edificio”.

Los investigadores observaron de cerca las conexiones entre los empleados de la Corte y los reporteros, y no encontraron nada que corroborara la especulación desenfrenada en las redes sociales sobre la identidad del filtrador.
La investigación concluyó que “es poco probable que una persona ajena a la Corte haya accedido indebidamente a los sistemas de tecnología de la información (TI) de la Corte”, luego de un examen de las computadoras, las redes, las impresoras y los registros de llamadas y mensajes de texto disponibles de la corte.

El “riesgo de divulgaciones tanto deliberadas como accidentales de información confidencial de la Corte” creció con la pandemia de coronavirus y el cambio a trabajar desde casa, según el informe. Más personas trabajando desde casa, “así como las brechas en las políticas de seguridad de la Corte, crearon un entorno en el que era demasiado fácil eliminar información confidencial del edificio y las redes de TI de la Corte”, dice el informe.

Los investigadores continúan “revisando y procesando algunos datos electrónicos que se han recopilado y algunas otras consultas siguen pendientes”, dice el informe.

Roberts también le pidió al exsecretario de Seguridad Nacional Michael Chertoff, quien alguna vez fue juez federal, que evaluara la investigación. Chertoff, en un comunicado emitido a través de la corte, lo calificó de minucioso.

Politico publicó el borrador de la decisión el 2 de mayo. Menos de 24 horas después, Roberts confirmó la autenticidad del borrador y dijo que había ordenado a la alguacil de la corte, la excoronel del ejército Gail Curley, que dirigiera la investigación.

Desde entonces, hubo silencio en la corte, hasta el jueves.

La corte se negó a decir nada sobre el estado de la investigación o si se ha llamado a un bufete de abogados externo o al FBI o si ha tomado medidas para tratar de evitar que se repita. Hablando en Colorado en septiembre, el juez Neil Gorsuch dijo que esperaba que llegara un informe “pronto”, pero no dijo si se haría público.

Gorsuch se unió a Roberts para condenar el abuso de confianza que generó la filtración. El juez Clarence Thomas habló en términos aún más crudos sobre el efecto de la filtración en los jueces.

“Cuando pierdes esa confianza, especialmente en la institución en la que estoy, la institución cambia fundamentalmente. Empiezas a mirar por encima del hombro. Es como una especie de infidelidad que puedes explicar, pero no puedes deshacer”, dijo mientras hablaba en una conferencia en Dallas menos de dos semanas después de que la filtración se hiciera pública.

La filtración en sí provocó protestas y seguridad las 24 horas en las casas de los jueces. Alito dijo que convirtió a los jueces conservadores que se creía que estaban a favor de revocar Roe v. Wade en “objetivos de asesinato” que “daron a las personas una razón racional para pensar que podían evitar que eso sucediera matando a uno de nosotros”.

A principios de junio, un hombre que portaba una pistola, un cuchillo y bridas fue arrestado cerca de la casa del juez Brett Kavanaugh en Maryland después de amenazar con matar al juez. El hombre le dijo a la policía que estaba molesto por el borrador filtrado.

En respuesta a las protestas fuera de la corte, los funcionarios rodearon el edificio con cercas difíciles de escalar, la misma barrera que estuvo en su lugar durante meses después del ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021.

Cuando se publicó la decisión final el 24 de junio, era notablemente similar al borrador que se filtró. Alito, Thomas, Gorsuch, Kavanaugh y la jueza Amy Coney Barrett votaron para anular a Roe.

La especulación se ha arremolinado desde la publicación del borrador sobre quién podría ser la fuente. Solo los magistrados, una pequeña parte del personal y los asistentes jurídicos de los magistrados, jóvenes abogados que pasan un año en la corte ayudando a los magistrados en su trabajo, habrían tenido acceso al documento.